/

Torres, un cínico de campeonato

lectura de 5 minutos

Luis Fernando Torres es ex asambleísta y padre de Luis Esteban Torres, coordinador del bloque socialcristiano en la Asamblea Nacional. También fue alcalde de Ambato de 1992 al año 2000. Se entiende que es doctrinariamente socialcristiano o comparte sus posiciones. Aunque, si se analiza lo que ha hecho el PSC y su líder Jaime Nebot, en el último año en particular, no se sabe a ciencia cierta qué es hoy ese partido, aliado de los antisistema y sucursal del correísmo.

En las mismas anda Luis Fernando Torres. Un tuit publicado este 10 de marzo, a las 8.45 de la mañana, merece ser enmarcado. Tras aprobar la posición de su hijo y del PSC, en el caso de la amnistía, y a propósito de ella, escribe: “merecían #amnistías los perseguidos políticos V. Hernández, P. Pabón e indígenas de comunas (…)”.

El correísmo tenía cuatro casos que lo indujeron a poner sus 48 votos a favor de la amnistía. Los más importantes eran, precisamente, Paola Pabón, la prefecta de Pichincha, y Virgilio Hernández, el cuadro humillado por Correa y que tuvo que hacer hasta lo indecible para ganar su confianza. Los dos fueron detenidos por tener en su contra evidencias contundentes, según la Fiscalía, que los implicaba en la organización de Octubre-2019. Los dos tenían grillete electrónico y si no fueron condenados hay que mirar en dirección de los jueces; no de la Fiscalía.

Lo curioso del trino de Luis Fernando Torres es que él los exculpa. No por ser amnistiados sino porque él los considera “perseguidos políticos”. Así, de golpe y porrazo, se adhiere a la narrativa correísta que incluye el lawfare como parte de sus coartadas políticas. Eso les permite decir que  no son culpables de delito alguno; son víctimas del uso del aparato judicial en su contra.

¿Y perseguidos por quién? Por Lenín Moreno, el presidente que estuvo a punto de caer y que Jaime Nebot, entre muchos otros, defendió y ayudó a sostener. ¿Y quiénes querían tumbar a Moreno? Precisamente el correísmo, los dirigentes de la Conaie de la época y otros grupos violentos. La incoherencia a la cual ha llegado Torres ni siquiera le permite razonar en forma deductiva, porque si Moreno persiguió a Pabón y Hernández y si Nebot lo apoyó y sostuvo, Torres está diciendo que el líder socialcristiano hace parte de los perseguidores de sus nuevos amigos correístas.

La capacidad revisionista del ex alcalde de Ambato es alucinante. Es verdad que si la Justicia tardó y la Fiscalía ya no puede usar las pruebas que tenía contra Pabón y Hernández, no es menos cierto que la Contraloría dejó sin piso la principal coartada usada por la prefecta de Pichincha para declararse perseguida política. En un informe de 2020, esa institución afirmó que 107 de los vehículos de la Prefectura de Pichincha no tenían rastreo satelital, pulverizando de esa forma la versión de Pabón según la cual todos tenían. Ella se amparó en esa tesis para responder a aquellos que vieron cómo las volquetas de la Prefectura  hicieron parte de la logística correísta para bloquear calles y vías con tierra y otros escombros. La Contraloría diluyó su coartada. Y Carlos Andrés Vera, que registra ese hecho en el primer capítulo de “Laberinto”, anunció que el tercer capítulo estará dedicado a mostrar cómo la Prefectura de Pichincha fue el cuartel general de la intentona de Octubre-2019.

Para Luis Fernando Torres, como para los correístas, ya no importan los hechos. En él prima su condición de aliado con propósitos específicos: tumbar a la presidenta de la Asamblea Nacional, cooptar el Cpccs y asaltar los organismos de control, poner autoridades de bolsillo, ir por la Fiscal y recuperar las cortes. Sí, también las de Tungurahua. No le importa torcer el cuello a la realidad y otorgar el estatus de perseguidos políticos a aquellos que fueron detenidos no por su condición política sino por sus acciones golpistas. Ahora, y de paso, también incluye entre los perseguidos a aquellos que dejaron sin agua su ciudad.

Torres es la prueba fehaciente de que en política criolla se puede tostar granizo. En su caso, basta con poner de su lado mucho cinismo y fingir alzheimer. Como si la plaga que lo ataca fuera universal.

Foto: Archivo Asamblea

Este análisis se publicó ayer, 13 de marzo, en el boletín dominical de 4P. Si desea recibirlo, suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

11 Comments

  1. Lo más chistoso es que este huevón debe estar convencidísimo de que es súper pilas, vivísimo y que toditos le creemos cualquier mierda que vomita cada vez que abre su mentiroso hocico.

    Disculparán no más, pero es que tanto cinismo y desfachatez ya me hincharon las pelotas y eso sí que cabrea, a todos estos charlatanes hay que tratarlos igual como ellos a nosotros!

    • Estos sus torres el primero que paso por la política ecuatoriana sin pena ni gloria, alguien puede decir cual es su legado? NADA. salvo su sumisión rastrera al socialcristianismo y obviamente al jefe de turno, actitud de gusano. El segundo una copia del primero, alguien puede decir que proyecto de ley, que pretenda mejorar la sociedad? NADA. Su “brillantes” discursiva está en armar un sainete que no beneficia a nadie, salvo a que las cámaras lo enfoquen más tiempo. En definitiva un par de mantenidos por la teta del estado. De tal palo tal astilla

  2. En una entrevista, el abogado de Pabón aseguró que el informe de Contraloría no hace parte del expediente. Así, aunque el proceso judicial hubiese continuado, esa prueba clave no hubiese afectado a Pabón.

  3. Luisito, me das pena, porque asco le diste a tus seguidores semianalfabetas que votaron por tí.
    Este abogado ducho en vocingleria, puede comentar cualquier cosa, porque de su boca sale pura mierda.

  4. Torres es el prototipo de «Vividor» de la política, primero alcalde, luego asambleísta, ya mismo se hace obispo, le interesa mucho tener Contralor de confianza.

  5. Demuestra su lealtad a la tierra que lo vio nacer, crecer, enriquecer y multiplicar… los caballos de paso heredados de su tatarabuelo. Como buen bailador, no quiere quedar mal con sus aliados: el hijo dijo que los PSC no votaron por las amnistías pero él si dijo que sí está de acuerdo con la de los «perseguidos políticos» lo que seguramente significa que no está de acuerdo con quienes quitaron el agua por 3 largos días a Ambato pero sí porque son perseguidos políticos. Es decir, está de acuerdo con todos, no vayan a resentirse. (No se olviden, que ya vienen las elecciones).

  6. Un sinverguenza mas que no sorprende con sus acciones porque es intrinsecamente «social cristiano». Cristo se moriria de la verguenza de esos «discipulos».

  7. “Lo curioso del trino de Luis Fernando Torres es que él los exculpa. No por ser amnistiados sino porque él los considera “perseguidos políticos””…. “En su caso, basta con poner de su lado mucho cinismo y fingir alzheimer. Como si la plaga que lo ataca fuera universal.” 4P. El correísmo, PSC y Pachak si tienen alzheimer porque olvidan que la CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA, no lo permite amnistiar casos como: terrorismo, secuestro y sabotaje como los realizados por pavon, hernández, iza s, Vargas , minería y otros casos cometidos por los con pocho, los correistas, los mafiosos, tanto de IZA, Nebot, Rafico y ahora Torres. Estos necesitan ser negados por el pueblo y enviarles a sus cloacas de donde salieron, “NO SON SUS REPRESENTANTES, PORQUE NO EXISTE JUSTIFICACIÓN PARA ESTA CLASE DE DECISIONES Y COMPONENDAS DE MADRUGADA Y DE APAGONES…”

Responder

Your email address will not be published.