Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Submarino de Correa o ingenuo sin parangón?

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Rafael Lucero, jefe de la bancada de Pachakutik, contribuyó a cernir la dicotomía que plantea el correísmo a la sociedad política: estar a favor o en contra de la “Comisión de la Verdad” que quiere Rafael Correa y que, en realidad, debería llamarse “Comisión de la impunidad”.

Tras su viaje a México, donde se reunió con Correa, Lucero dijo que ese era el objetivo mayor de su interlocutor. Dijo más: que quien quiera los votos del correísmo en la Asamblea tiene que ser favorable a la creación de esa comisión encargada de lavar integralmente a Correa, cara y cuerpo, y volverlo tan inmaculado como él se cree en la dimensión que vive.

Lucero, sin quererlo, acaba de zanjar las discusiones bizantinas que hay sobre el correísmo. Ya está: quiere impunidad y para ellos necesita una comisión que debe ser llamada -como no puede ser de otra manera- de la verdad. Y Lucero, por carambola, acaba de dejar sin piso a Francisco Jiménez, ministro de Gobierno. Jiménez sorprendió a muchos con un relato que, despojado de hojarasca, decía en suma: se puede dialogar con el correísmo por fuera de esas consideraciones que implican meter la mano a la Justicia para limpiar el casillero judicial del prófugo.

Por supuesto ese discurso llegó envuelto en algunas consideraciones sociológicas (la fracturas que quedaron tras los diez años de correísmo) y otras ecuménicas (hay que acabar con el odio) para pacificar el país. Y como Lasso, según dijo, necesita gobernar en paz, él se ofreció como el gran pacificador. Para ello, el ministro de Gobierno pidió prestado parte del credo correísta y realizó una construcción teórica que aterriza, por la fuerza de los hechos, en dicotomías sencillas: ¿creyó Jiménez la retórica de Correa sin percatarse de que su estrategia es la impunidad? ¿No advirtió que ese planteamiento lo perfila como un submarino del correísmo o como un ingenuo sin parangón?

Lucero ha puesto los relojes a la hora. Y ese ejercicio deja fuera de lugar al ministro Jiménez. Ahora, él tendría que explicar al país, ¿de qué habla con el correísmo cuando es claro que el correísmo solo habla de impunidad? ¿Pacificar al país implica cerrar los ojos ante las maniobras del correísmo para quedarse con la Asamblea, alzarse el Cpccs y permitir que pongan Contralor, Procurador, CNE, Fiscal, jueces… de bolsillo?

Es curioso que Jiménez hable de superar el odio, olvidando su formación en Francia. ¿Acaso el correísmo, sus políticas, sus robos, su persecución, su modelo económico puede ser reducido -pasando de la sociología y la política a la sicología- a una suerte de teoría de los afectos? El correísmo montó ese relato para vaciar su modelo de sus contenidos profundamente reaccionarios, autoritarios y corruptos. ¿La tarea de Jiménez es componer con el correísmo? ¿No es acaso ubicar ese grupo delincuencial en las antípodas de lo quieren los demócratas, los defensores de los derechos humanos, las minorías, el libre mercado y la decencia y transparencia en el manejo de la cosa pública?

Jiménez (desde antes de llegar al Gobierno) es un ministro ambiguo, que juega con las palabras, que inspira profunda desconfianza. Es un ministro que habla del correísmo en pasado, como si Correa y los suyos hubieran mutado. Es un ministro que parece abogado de la oposición antidemocrática y no el representante de un gobierno republicano; resultado de años de resistencia al autoritarismo de aquellos que hoy lo acorralan -con su consentimiento- en la Comisión de Fiscalización o en la reunión con los bloques legislativos.

¿Quiere Jiménez acabar con “la agenda del odio” admitiendo sin revirar el relato del correísmo que dice que los demócratas son los corruptos, que Glas fue un perseguido, que la corrupción por la cual está preso fue un invento, que ellos jamás metieron la mano en la Justicia, que nunca robaron, que Odebrecht fue espejismo, que los cargos que instruye la Fiscalía son producto del Lawfare?

¿Submarino del correísmo o un ingenuo sin parangón? En cualquier caso, un ministro así no es un fusible para un presidente: es un lastre. Y por eso Jiménez ha concentrado gran parte del desasosiego que embarga la opinión, ante un gobierno que no procesa el vacío político que con tanto ahínco produce.

Foto: Diario El Universo. 

22 Comments

  1. Simplemente corrupto,otro cantar es que se haga el ingenuo, él fue a la asamblea con un plan preconcebido,y el mismo plan cuando aceptó el ministerio,todos nos dimos cuenta menos el presidente Lasso, él sí,ingenuo y sordo.

  2. Submarino atómico del correismo, sin lugar a dudas…
    La pacificación del país, para no hablar de la posibilidad de aspirar a un futuro más próspero, pasa inexorablemente por dejar que la justicia actue sin temor ni favor, de manera proba; por recuperar la ética pública y la certeza absoluta de que el sagrado interés de la Nación Ecuatoriana esta por encima de cualquier interés particular.

  3. Excelentes comentarios, desnudan la verdad ante tanta inoperancia e impudicia orquestada por las mafias de la narco corrupcion correista, con estribillo y danza del palacio de gobierno, desde un principio el presidente Lasso tenia que hacer una limpieza nacional de la cloaca correista que son los que como termitas lo van a tumbar, el caso Jimenez es muy conocido es un conspicuo correista, fue gobernador o empleado de la decada saqueada, que se puede esperar?.

    Quieren santificar al narco delincuente con una comision de impunidad, este profugo de la justicia no tubo respeto ni contemplacion con nadie, la lista es enorme, la administracion publica gubernamental actual sigue con esbirros correistas, caso patetico el gobernador de Manabi y pare de contar, el señor Presidente esta pagando sus propios errores, jamas escucho la voz del pueblo, ahi estan las nefastas consecuencias……………….

  4. Ni submarino ni ingenuo.: Francisco Jiménez es operador del acuerdo político con el correísmo, formó parte del rebaño del prófugo, de la década 10 + 4 ROBADA, en la subsecretaría de gobierno y gobernador del “manso” Guayas, del 2008 al 2009; afiliado a ruptura de los 25, entre el 2005 y 2013 y, por increíble que parezca, ese camaleón, con su cuento “chino” de que se puede dialogar con el correísmo, hoy ya está como “ministro” de Gobierno. Señor presidente Lasso, una vez más, con el debido respeto, le recordamos que, los ecuatorianos honestos, somos pobres, pero no estúpidos. Hay muchísimos ecuatorianos, de entre los cuales, Usted hubiese podido escoger a una persona digna y honesta para ese cargo, no lo hizo, entonces he ahí, toda esta desgracia de falta de gobernabilidad ¿gracias a la “ingenuidad” del presidente? ¿Por su deseo de gobernar en paz y sin odio? ¡Craso error!, sin advertir que, con la turba delincuencial y criminal correista, no se debe andar por las ramas, no se puede negociar, ni confiar y mucho peor, con consideraciones de nobleza y buena fe. No es odio que se los tiene a los correistas o comunistas, es REPUDIO ¿Acaso el presidente, no los conoce? ¿No luchó contra esa turba delincuencial durante 11 años? o al presidente Lasso ¿Le regalaron la presidencia? ¿Es lo único que el Señor Lasso quería, para poner su foto en el Palacio de Gobierno? ¿A cambio de tener un País sitiado por mafias? o ¿un vacío de autoridad muy peligroso? Ecuatorianos dignos, vale recordar que, durante el “gobierno” del traidor 4×4, todos, correistas o no correistas, día a día, mes a mes, nos enteramos de todo el latrocinio del correísmo y del saqueo demencial al Ecuador, en más de 300.000´000.000 de dólares (TRECIENTOS MIL MILLONES DE DÓLARES) de ingresos petroleros; con lo cual, destruyeron los cimientos del desarrollo, degeneraron a gran parte de la sociedad y Esos criminales, mataron los sueños de la gente digna y honesta. Presidente Lasso, para la turba correista, gobernar en paz significa que, Usted siga cerrado los ojos, para que esos delincuentes puedan seguir viviendo en la impunidad, quedarse con la Asamblea, el Cpccs y permitir que pongan Contralor, Procurador, CNE (Para las elecciones de febrero) Fiscal, jueces de bolsillo, narco generales y policías de la misma calaña. Por eso ese camaleón, que está de “ministro” de gobierno, es operador del correísmo, esta al servicio de Nebot, E. Torres, M. Olguín y Correa.

  5. Excelente descripción de todo lo que está pasando. Yo no tengo esperanzas de que cambie. El Sr. Lasso está ciego y sordo, ojala me equivoque por el bien de nuestro país, que al paso que vamos caerá en un abismo del cual no podrá salir. Dios nos proteja y nos guarde.

  6. Interlocutor de Correa mas bien. Lo de ingenuo hay que preguntar a Lasso, aunque no creo que el tipo se deje meter un espia en la nariz asi de facil. Es evidente que el nuevo ministro es parte del acuerdo politico de Lasso con Correa, por eso dejo su puesto con indignación la ex ministra Vela, ultraconservadora.

    Aun no le doy palo a Lasso porque sospecho que esto es parte de un plan mayor. Puede ser que me equivoque, en política no cuentan los dichos, sino las acciones. En todo casoe doy un tiempo a Lasso para que demuestre si es un buen eatratega o no. Y eso no se define en una sola jugada, sino en la acumulación de estas.

  7. Sobre el motivo principal que ha generado este artículo es referente al Econ. Rafael Correa y que la Corte Nacional de Justicia ya extendió su sentencia
    Su movimiento y partidos político y el mismo Correa han considerado que se ha cometido con él una injusticia.
    Ante esta situación con el fin de transparentar la verdad ante todos los ecuatorianos crean o no en él, sería conveniente por el bien de la Nación, se realice una revisión completa de sus expedientes judiciales que lo incriminan por jueces imparciales y probos que si existen.
    Antes que nombrar una Comisión de la Verdad o, seguir votando odio de sus contrarios.

  8. La imponencia que demostró Lasso en su tiempo de campaña se le está yendo por la borda.

    Bueno, si no comulga con la sarta de honorables, se sentirá como la Llori, días contados.
    Era un supuesto, ahora se siente más tranquilo, menos barullo, los honorables manipulados por la loca 😜, no joden, más el pueblo se pregunta; ! Ya ! Que chucha?.

    Donde están las promesas de campaña, no más corrugcion, recuperación del dinero robado, limpieza de maleantes quienes “trabajan” para el gobierno.

    Analizando las propuestas encontramos que, la corrugcion está enquistada en el pueblo ecuatoriano, es parte de su subsistir, sin ella, si, se muere de hambre, es más fácil ser sinverguenza que trabajar honradamente.

    Si se recupera el dinero robado por los dos últimos gobiernos, también el pueblo se muere de hambre, acaso nadie se ha imaginado de donde provienen las repentinas inversiones, empresas, fábricas, latifundios, compañías aéreas.

    Si se remueve los malos trabajadores del gobierno, quien nos gobierna, son los únicos que saben el tira y afloja del país, sin ellos nada es posible, Lasso lo demostró al nombrar a este fanático de la loca 🤪, más creo que fue un pactó para que gobernase en paz.

    Sería de la idea que los partidos políticos cambien sus nombres, se denominen tal como los grupos delictivos que tenemos, ninguno de los partidos políticos tienen nada diferente a ellos, corrugtos, asesinos, traficantes y ladrones.

  9. Jiménez no fue nombrado por Correa, ni por la Asamblea, ni por el CPCCS, ni por el sindicato de choferes, ni por el Espíritu Santo.

    Fue nombrado por el Presidente de la República del Ecuador, Guillermo Lasso. Pregunta obvia: Por qué lo nombró?

    Se entiende que el Presidente de la República debe saber bastante bien a quién pone en un ministerio clave; debe conocer sus capacidades, antecedentes, etc. Evidentemente la persona elegida debe ser alguien de total confianza del Presidente. Si todo esto se cumple, cabe concluir que Jiménez hace lo que hace… con conocimiento y aprobación de Lasso.

    A menos que….

    Lasso sea un mamerto que no tiene idea de a quién nombra. Y, una vez que ha sido arrastrado al fango por las acciones de su ministro, tampoco tiene los pantalones para mandarle a su casa.

    O…. (más grave aun) Jiménez está donde está porque… Lasso recibió una oferta que no pudo rechazar.

  10. Ahora saldra Ma. De Lourdes a decir que tampoco «mete las manos en la asamblea» y que solo fue una «reunion entre privados» de verdad tan COBARDE o tan ingenuo quien nombro a este badulaque de ministro.

  11. «Submarino del correísmo o un ingenuo sin parangón? En cualquier caso, un ministro así no es un fusible para un presidente: es un lastre». Los hechos lo dicen todo, el Ministro de Gobierno es un lastre. Qué se podrìa esperar de un correìsta metido en un cargo de vital importancia?, nada bueno, únicamente responder a los intereses del correìsmo. Quien ha pecado y sigue pecando de ingenuo es el Presidente Lasso, al confiar la delicada agenda polìtica de su gobierno en este sujeto, habiendo en el paìs tantos ciudadanos honestos y preparados para hacerlo. No sè qué està esperando señor Lasso para enviar al Ministro de Gobierno para su casa. El pueblo votò por un cambio verdadero no por alguien para que estè solamente figurando en el poder. Señor Lasso, no siga defraudando al pueblo y agarre de una vez el timòn del barco, antes de que se hunda, empezando por depurar en su grupo de colaboradores a tantos correìstas y funcionarios ineptos que, parece que a propósito hacen mal su trabajo, para desprestigiar su gobierno y despuès regresar como los ùnicos salvadores de la Patria.

  12. Pensar que el ministro Jiménez es ingenuo, no me lo creo así se ponga de cabeza el Sr Presidente de la República Guillermo Lasso. La libertad de Glas habla de la pésima gestión del ministro de Gobierno, motivo más que suficiente para que el Sr Jiménez vaya a descansar a su domicilio.

  13. Por favor Presidente deshágase de este ministro, nos va ha meter a Correa como que fuera el santo varón, que no lo es, más bien es un delincuente que viene, ojalá que no, a saquear al país.

  14. Jiménez no es un submarino, solo es un pendejo, a estas alturas ya tiene las horas contadas en el cargo y se arrepentirá mucho no haberse quedado de asambleísta, ganando sin hacer nada.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba