Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Ministro de gobierno o de ficciones?

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Francisco Jiménez, ministro de Gobierno, apenas estrenado, desapareció. Y desapareció habiendo incinerado la credibilidad tan necesaria en su cargo y que seguramente perdió apenas fue elegido asambleísta, en 2021. Entonces dijo ser partidario de revisar los casos de los correístas y, se entendió, acordar con ellos en aras de la estabilidad institucional. Es lo que hizo apenas se instaló en el Ministerio, pues cerró los ojos sobre lo que hicieron sus representantes en la audiencia del juez de Manglaralto que concedió el habeas corpus a Jorge Glas. Ese juez procedió sin objeción alguna del Ejecutivo que él representa.

Jiménez, como ministro de la política, encara en primera línea, un problema que es contemporáneo -global, cultural y político- y que enfrenta la democracia liberal al populismo autoritario y, a veces, patriotero. Jiménez no plantea así su tarea. No son alternativas lo que busca para ganar el mano a mano político a esa corriente: es componer con el correísmo que es en Ecuador el representante de ese problema. Y él cree que negociando con Correa y sus asambleístas, superará los cuestionamientos que su presencia electoral crea a los demócratas del país.

Jiménez parte de realidades mal explicadas conceptualmente. Componer con el correísmo es, para él, taponar la fractura que tiene la sociedad ecuatoriana. En realidad, la fractura política (que se sustenta en reales problemas sociales y culturales) es la razón de existir del populismo. La necesita; la aúpa. Componer con él, no resuelve los problemas. Sencillamente entra en su juego y convierte el desafío estratégico de defender y renovar sin cese la democracia en movidas deplorables de coexistencia, insignificantes ahora y letales en el tiempo.

El ministro Jiménez ya cayó en esa trampa y hasta tomó prestado el lenguaje del correísmo. Sin entender que sus contradictores colonizaron espíritus precisamente creando una narrativa, mediante un lenguaje que vació de su significado universal las palabras que les convenía. Resulta, por ejemplo, que aquellos que se oponen a su sistema político y económico, aquellos que les hicieron frente, no actuaron porque creían en la democracia, patoja si se quiere e imperfecta sin duda: actuaron por odio. Y Jiménez dice -como si la sociedad fuera una escuela de piadosos y la política un catecismo- que hay que poner fin a la “agenda de odio”. ¿Es decir, renunciar a disentir con aquellos que convirtieron la democracia en un sistema autoritario, concentrador del poder y cleptocrático? ¿Realmente Jiménez cree que los demócratas del país tienen como programa de vida “odiar a los correístas”? Inaudito.

El error no es solamente conceptual: es profundamente político. Porque la democracia supone tolerancia, pero implica competencia. Y la tarea con el correísmo no está en convertir la fotografía electoral, que para ellos se ha ido desdibujando tras el apogeo que tuvieron, en un dato estructural e inalterable. La tarea de un ministro demócrata es, precisamente, imaginar nuevas formas, creativas y radicales, de ejercer el poder y de suscitar adhesiones ciudadanas por encima de sus adversarios. Mejor, por encima de los enemigos de la democracia.

Para eso tiene que animar, con el gobierno al cual sirve, políticas que den contenido y mejoren la calidad de vida de los ecuatorianos. No se necesita odiar a los correístas; simplemente recordar lo que hicieron en el gobierno, mostrar el despilfarro y corrupción que gestionaron y el sinsentido que representa combatir la pobreza repartiendo bonos eternos que convierten a los ciudadanos en clientela electoral de sus líderes. Batallar contra el correísmo y otros populismos desde el gobierno es demostrar, con hechos, que la democracia mejora la vida de los ciudadanos.

El ministro Jiménez no está en esa vía. Él ha creado una ficción: es posible llegar a acuerdos con el correísmo cediendo en principios y creyendo en promesas que cada día desmienten con sus actos. Por ejemplo, que no quieren alzarse con el Cpccs. En el fondo, Jiménez, como Jaime Nebot y otros populistas, componen con el correísmo porque quieren equilibrar fuerzas dentro del statu quo. No les piensan ganar porque regenerar esta democracia patoja no los desvela. Y esa es la agenda, no el supuesto odio.

Foto: Presidencia de la República. 

17 Comments

  1. yo creo que es ministro de ficciones , por que necesitamos uno que tenga los pantalones bien puestos para ese cargo ,vamos presi con esa gente

  2. Como todos sabemos la política en nuestro país no es nada mas que un negocio para los ruines que se saben aprovechar de esta situación, esperemos que algun dia esto se termine en nuestro pais

  3. En nuestro país los puestos en el gobierno son muy populares entre las personas que quieren tener un alto estatus en la sociedad, sin embargo hay veces en las que las personas llegan a puestos importantes para dirigir el país no están preparadas mentalmente para dirigir situaciones en toma de decisiones.

  4. Es muy claro que en nuestro país las promesas de los populistas se pierden en el olvido, pues una vez en el poder sus accionares cambian conforme a sus intereses y al coexistir en la lucha de poderes, como es visible en el actuar de el señor ministro, que ha pasado a ser arma de doble filo, defendiendo ideologías que antes reprochaba y se posicionaba en contra de criterios correistas que hoy son argumento en su desenvolvimiento político.

  5. El Ministro Jimenez debe saber , que los ecuatorianos honesto lo que odiamos es : el autoritarismo , el cinismo , la mentira y la CORRUPCIÓN , y estos males están encarnados en los ROBOLUCIONARIOS , con quienes alegre e incomprensiblemente pretende llegar a ACUERDOS . Cuándo va a entender el Ministro de marras , que lo único que logrará con sus » acuerdos » , es dar oxígeno al monstruo , que finalmente devorará la débil Democracia del país . Y entiéndalo Ministro , si desgraciadamente regresan , será para imponernos un régimen totalitario y para quedarse con el poder por siempre !!!!!! .

    • El ministro que realizó su discurso cuando ingresó todo hermoso ahora no lo está realizando y está dejándose ver que todo lo que decía que es reprochable se defiende de esa manera en sus argumentos.
      Y no demuestra que el país mejore en su democracia si no cada día más empeora. Por querer que el Ecuador acepte su ideología autoritaria

      • Es increíble como los populistas dan «esperanzas» falsas a los ciudadanos para que nos representen. Este ministro no debería tener ideales de asociarse con el correismo y más aún intentar negociar con estos tipos que lo único que les interesa es el bienestar propio. Es imperdonable que siendo un ministro que tenia ideales en contra del correismo, ahora las protege. Sin lugar a dudas el gobierno esta envenenado del correismo.

  6. El Grupo de Puebla, donde se reúnen los intelectuales de la izquierda populista, hace guiños a los primos menos presentables del populismo de izquierda: Venezuela, Nicaragua y Cuba. ¿Es el populismo el código genético del pueblo ecuatoriano, insensible a la tragedia venezolana, la decadencia argentina, el totalitarismo cubano? ¿No podemos los ecuatorianos vivir la política sino como religión? Así creen los populistas como Correa o Nebot. __Las normas se establecen para las mayorías pero los líderes populistas están por encima de ellas. El pueblo debe ver a sus líderes y adorarlos. Increible pero cierto. Ese es el camino por donde nos quiere llevar el Ministro Jiménez?

  7. Estamos caminando hacia una emboscada sin retorno así como se maneja actualmente la política. El estado no garantiza salud, educación y por aun seguridad a los ciudadanos

  8. En realidad, no se entiende la decisión del Presidente para sentar a este correista confeso en ese relevante puesto q, a todas luces, le queda demasiado grande. No ha mostrado un solo resultado! Ojalá q el coste no le resulte inmenso!

  9. Señores 4 pelagatos, estaba preguntándome si era casualidad que varios de mis comentarios no asomaban en sus artículos, pero parece que no es casualidad, el último que envíe en este artículo tampoco apareció, creo que se cansaron de mis comentarios por alguna razón, bueno, están en su derecho de no publicarlos, pero no pregonen la libertad de expresión de nuevo.

  10. El ministro de gobierno, Francisco Jiménez, no ha tomado enserio el puesto en el que está, porque lo único que ha venido haciendo es seguir con el mismo modelo anterior, ya que ha seguido a siendo pactos con el Correísmo, para que según él, esto le ayude a ganar aceptación por la ciudadanía, pero no se da cuenta que los ecuatorianos ya estamos cansados de ese régimen autoritario, en el que se vivió en el gobierno de Correa, en dónde, además se dieron casos fraudulentos para el Estado y el despilfarro del dinero, sabiendo que había otras necesidades que debieron ser atendidas en su momento y que hoy están pasando factura.
    Entonces, considero que la decisión del presidente de la República, Guillermo Lasso, no fue acertada al designar a dicho personaje, quién ha demostrado ser uno más del montón, porque ni siquiera plantea nuevas propuestas en que se demuestre que la democracia mejora la vida de los ciudadanos, sino que sigue el mismo patrón que ha venido hace ya varios años, ya es hora que se de un cambio radical a la política en nuestro país, porque casi la mayoría entran a un cargo público sólo para sacar provecho para ellos, pero no en beneficio del pueblo.

  11. El ministro Jiménez, en vez de preocuparse por la seguridad de los ecuatorianos, está buscando quedar bien con populistas que tanto daño han causado al Ecuador. No se que espera el presidente Lasso para enviarlo a su casa.

  12. Pleclaro analisis de la realidad. Paralelo al juego que les hace este badulaque, cinico con cara de mamerto o yo no fui tal vez por eso lo escogieron; el jefe de los ladrones a traves de todos los medios y las redes de troles y delincuentes procuran crear como siempre el escenario para lo que pretenden. Pero estan muy equivocados, a pesar del blandengue y mal asesorado que esta en el gobierno el pais decidio decirles fuera a toda esta clase de LADRONES CORRUPTOS y por mas que paguen con el dinero mal habido no pondran cambiar la realidad pues dejaron diecisiete millones de testigos y estafados. Solo donde no los conocen o pagan les pueden creer los mitos que inventan y no es por persecucion es por cobardia temor y conciencia si es que la tienen que no regresan empezando por el PROFUGO hasta los mas arrastrados que lucraron en su periodo. Ojala tambien Ma de Lourdes lo entienda y gobierne como debe.

  13. Que equivocación tan grosera del Presidente Lasso,qué raro poner a este fan del correismo de su ministro de gobierno, inaudito.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba