Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Invasión de eruditos en seguridad en el país

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Ecuador no cesa de sorprender: entre más hechos de violencia ocurren, más expertos aparecen. Y esos expertos (algunos periodistas entre ellos) saben, al parecer en detalle, lo que el Estado debe hacer y que —si se les oye— ministros, policías y militares no conocen.

Así se está construyendo, ante una opinión amedrentada, consternada y perpleja, una disonancia absoluta en uno de los temas cruciales para la ciudadanía: su seguridad. Resulta que los encargados oficiales de ella no conocen lo que expertos, que opinan en twitter, y hasta modestos reporteros, dominan a la perfección. Y resuelven en 280 caracteres. O en un comentario recitado con alucinante desdén.

En pocas palabras, todos ellos coinciden en preguntar cómo así el gobierno no logra acabar con las bandas, las matanzas carcelarias, la delincuencia común, el narcotráfico… ¿Acaso no se prepararon para ello? Ah, por supuesto, no solo están los expertos y algunos reporteros en esa cruzada. También alcaldes, como Cynthia Viteri, que se escudan tras la máxima “esa es competencia del Gobierno” para deleitarse exhibiendo, ante las cámaras, sus enormes conocimientos sobre seguridad. Que no aplican, por supuesto, porque no es competencia suya.

Ecuador no llegó a esta pesadilla de sopetón. En la frontera norte hay mafias desde los años 90. Al igual que en la frontera sur. Hubo corredores para tráfico de armas, precursores químicos, vituallas para las guerrillas de Colombia. Hubo asesinados y arreglo de cuentas. Sicariato. El país no habló de eso. Luego hubo populismo penal. Mano dura lo llamaron. Pero  sus promotores nunca encararon lo que iba a suceder en los centros carcelarios. No respondieron las críticas sobre la inexistencia de políticas de rehabilitación social. O sobre el abuso de la prisión preventiva. Los mismos promotores de esa política, optaron por campañas de mercadeo para tapar los cinturones de miseria en ciudadelas enteras. En Guayaquil o en Esmeraldas, por ejemplo. Del narcotráfico no hablan ni de los miles de millones de dólares que vierte cada año en la economía formal.

Ahora todas esas ollas a presión han explotado. Y han pillado al país, al Estado en curva y a la sociedad entera —no solamente al gobierno— dependiente de mitos que, para ocultar la mugre el correísmo también  publicitó con fuerza: “Ecuador isla de paz”; “Ecuador víctima de los narcos de Colombia y de Perú”; “Ecuador país de tránsito” de sustancias que solo se consumen en otros países.

Esos populistas políticos, populistas penales, populistas verbales y populistas periodísticos (que también existen), nada dijeron sobre esas realidades que hasta los militares ocultaron al país. Ahora esos populistas apuntan sobre el Estado (es decir sobre nadie… A lo sumo sobre el gobierno de turno) incapaz de parar la suma de violencias que se ha desatado. Cada día esos expertos y esos reporteros recuerdan que, “a pesar del Estado de excepción”, “que a pesar de la declaratoria de emergencia”, “que a pesar de la presencia de FF AA y de la Policía”, “que a pesar de los retenes”, que a pesar de lo que se les ocurra, no para la lista de muertos por sicariato o de asaltos de la delincuencia común. Esos expertos y esos periodistas no lo dicen, pero esperan un milagro.

¿Han estudiado lo que esos fenómenos suscitan en Colombia o en México desde hace décadas? ¿Saben la estela de muertos que causan sus guerras intestinas y sus arreglos de cuentas? ¿Saben los miles de muertos que provocaron en Colombia, los líderes sociales y políticos que asesinaron, las bombas que pusieron en dependencias oficiales, periódicos, residencias y clubes privados? ¿Saben que es imposible para un Estado poner un policía al lado de cada ciudadano? No, no lo saben.

¿Saben que no es la pobreza el principal la principal motivación para entrar en el negocio del narcotráfico: es la riqueza fácil, cuya contraparte es la alta posibilidad de morir en ese mundo? ¿Saben que el mercado, las rutas, las caletas o escondites para las drogas, el dinero son sagrados para los narcos y que cualquier falla implica la muerte? ¿Saben que la montaña de billetes —que a Ecuador llega en avionetas o en containers— faculta a los narcos a comprar políticos, guardias o directores de cárceles, abogados, fiscales, policías, militares, jueces, periodistas? Lo que sea, a quien sea. ¿Saben que muchos de esos funcionarios están en el dilema de colaborar y corromperse o irse de su trabajo para no exponerse a morir? ¿Saben que esa empresa de corrupción está bien avanzada en el país?

En Ecuador, políticos populistas y otros sectores ávidos de aplausos en redes rehúsan pensar la complejidad implícita en cada uno de esas desgracias. Y creen que no hay que encararlas sino limitarse a inculpar gobiernos y organismos de seguridad. Es decir, hacer coro con aquellos que, en redes, en vez de datos y hechos, de políticas y procesos, se guían por sus estados de ánimo. Por sus vísceras. Es inverosímil que ciertos políticos y ciertos reporteros hagan creer que esto es asunto de pantalones, de huevos, de mera voluntad o de simples órdenes.

Ecuador está en una encrucijada grave que los populistas agravan en vez de contribuir a que el país la asuma conscientemente y con los ojos abiertos. Tratarla requieren algunas políticas de Estado, mucha sensatez, mucha valentía, mucho presupuesto y mucha voluntad política de todos los partidos y movimientos democráticos. Y sí, también, mucho liderazgo presidencial.

Foto: El Diario. 

21 Comments

  1. Es lamentable ver que la situación del Ecuador, cada vez empeora mas, pues es pan de cada día los actos delictivos que suceden, cabe mencionar que en nuestro país la delincuencia va en aumento, no existe ley que pare este tipo de actos atroces que poco a poco estan tomando mas poder que el que poseen las mismas autoridades, a mas de los actos delictivos fronterizos como lo son el narcotráfico, el contrabando y por si fuera poco los recientes ataques a unidades militares por parte de bandas fronterizas que buscan adueñarse del control aduanero, situaciones como estas existen sin fin alguna, una peor que otra, es triste como nuestro país se convierte en tierra de nadie.

  2. el pueblo Ecuatoriano ha vivido experiencias muy drasticas y con el pasar del tiempo esto se ha ido incrementando por la corrupcion y por las asociaciones de las autoridades con los malandros, yo desde mi conocimiento nulo en la materia de seguridad ciudadana, yo pienso que ahora mismo el purblo ya no puede hacer nada, debemos dejar que las autoridades uniformadas se hagan cargo de estos acontecimientos

  3. por mas expertos que tengamos en la materia , las mafias del ecuador tienen plata para sobrepasar en todo aspecto o les amenazan con muerte a los que quieren hacer bien ,ellos se sienten como en casa .

  4. la triste realidad es que en Ecuador los políticos muchas veces ellos mismo se ven involucrados en estos casos y para ellos no es conveniente terminar con este horrible suceso, las mafias tienen mucho más dinero dinero que el Estado, para imponer sus reglas de terror y corrupción o los mismo políticos o policías son las que lideran estos tipos de mafia.

  5. Después de leer el articulo nos damos cuenta que la seguridad en el Ecuador es muy escasa, por ende la delincuencia siempre ha estado presente en la historia del pais. Uno de cada cinco personas han sido victimas de la delincuencia o han presenciado dichos hechos, hay que mejorar en las medidas de seguridad impuestas por los departamentos de policía.

  6. Nuevamente mi criterio al decir que los señores: Lasso, Correa, Nebot, Bucaram, Gutierrez, Mahuad, políticos, asambleistas, prefectos, alcaldes, también: militares, policías, periodistas, instituciones de «control» y más bailan en la corrupción, delincuencia, sicariato. Quizá haya sus excepciones que serán poquísimas que nada pueden hacer ante el cataclismo de un país asustado sin protección, sin educación ni salud, tremendo negocio para mantener el país a su disposición que suma el apoyo de organismos internacionales y burócratas internacionales corruptos.
    Qué hacer?, limpiar la cloaca con gente de principios y valores que den un giro de 180° en la reestructura total de la administración y formar correctamente a las nuevas generaciones desde el vientre de la madre por mínimo 20 años con principios y valores, que serán los que dirijan al país en el futuro.

  7. Luego de haber leído el siguiente artículo, yo opino que está bien el hecho que los periodistas y personas que pertenecen a los medios comunicativos traten de dar solución sobre el tema mencionado, la triste realidad es que en Ecuador los políticos muchas veces están involucrados en estos casos y para ellos no es conveniente terminar con este horrible suceso, las personas que tratan de buscar solución son muy pocas las interesadas.

  8. Efectivamente hay expertos en seguridad que van desde arquitectos hasta alcaldesa, todologos, igual que los constitucionalistas que cada día aparecen como expertos en la prensa nacional pero, lo peor es que tienen cabida en los medios, los periodistas hacen su trabajo, algunos están al pie del cañón siendo observadores. Es hora que los medios seleccionen dime a esos “expertos”

  9. En realidad nuestros expertos no son expertos ni son tontos, todas sus declaraciones y sugerencias son puras generalidades donde nunca se da un nombre ni hecho concreto que no sea lo publicado en los periódicos. Es una buena manera de tratar de conseguir un contrato de asesoría sin temor de represalias. Hablar de carteles de Sinaloa o Michoacan, es lo mismo de los que se desgañitaban contra Chávez o Maduro, pero nunca de Correa.

  10. Se puede opinar y tratar de señalar razones o culpables, pero sin importar qué se opina la realidad objetiva es que en el presente la RESPONSABILIDAD de frenar y enmendar esta situación es la de los líderes políticos del Ecuador, sobre todo del Presidente, y creo que la sensación de la mayoría de ciudadanos es que no están haciendo lo suficiente, por no decir NADA, para hacerlo.

  11. SEÑOR Hernandez, escribo «señor» con mayúsculas porque usted lo es. Y además es un hombre valiente que pone en riesgo su propia seguridad al decir sin tapujos y extrema claridad lo que acontece en nuestro Ecuador. Los problemas que conlleva a las sociedades los negocios ilícitos como el trafico de estupefacientes y otros más, son inmensurables y han existido en todos los tiempos, pero cuando ha existido el contubernio con el Estado en todos sus estamentos se vuelve un problema de difícil solución. Eso es lo que sucedió en los años de gobierno de Alianza Pais, hubo ese contubernio y ha dejado secuelas graves. En el estado ecuatoriano aun existen demasiados actores enquistados en las diferentes areas de las instituciones de control, de justicia y quien sabe en cuales más. La lucha es desigual por el poder económico de las mafias pero hay que darla en cada trinchera si queremos un Pais vivible para nosotros y nuestros hijos.

    • Es lamentable poder leer este tipo de cosas, lo que está sucediendo en Ecuador es muy doloroso, saber qué hay mucha delincuencia, lavado de dinero y carteles de narcotráfico, más saber que el presidente en curso mencionó que haría algo en solución a estos problemas, a la pobreza y a todo lo que ocurre pero al parecer se oculta en cualquier fachada para “verse bien”, muchos periodistas de echo como mencionan saben muchas cosas y algunos tratan de dar soluciones lo cual no me parece algo malo pero no son escuchados, duele saber que este solo es el inicio de las secuelas que habrán en el país.

  12. A mi me parece bien que haya periodistas y civiles que traten de dar IDEAS para solucionar la inseguridad,que por cierto, está sobre dimensionada . Hasta parece que quieren crear una sociedad asustadiza y miedosa. Que no proteste y que se meta dentro de sus murallas alambradas y electrificadas.
    Lasso sabía de los problemas delincuenciales en el país y del lavado de dinero en los bancos, desgraciadamente no trajo una idea para combatirla. Y se va que NO TIENE IDEA DE CÓMO HACERLO.
    Es un problema muy difícil de solucionar , y peor si la pobreza y el desempleo siguen igual o peor.
    Algo se debería hacer. Y sugiero una acción rápida y no costosa como sería:TRANSFERIR 20 mil ociosos militares a la policía , con el presupuesto y luego de un entrenamiento adecuado ponerles a combatir la delincuencia. En tiempos de paz externa no se justifica unas FFAA obesas y ociosas, haciendo trabajo de policías, para lo que no están capacitados. En tiempos de paz , tener 40 mil personas, en la mejor de su vida productiva, en la vagancia es dañino. A más de los 40 mil activos hay 170 mil en reserva ¿para qué?
    No hay que ser experto para ver quemas policías entrenados podrían dar mejor servicio de seguridad.

  13. El duelo prolongado en el que vivimos los ecuatorianos que, además de las muertes por COVID-19, los compatriotas se enfrentan a muchas catástrofes que aún no han terminado, que son entre otras: pobreza, inundaciones, y la violencia con armas de fuego y arma blanca que se ha desatado en las cárceles, fomentadas por los capos de la droga y la «vista gorda» de las autoridades. Cada día hay mas «expertos» y charlatanes, que a opinan cualquier cosa, sin embargo no para la lista de muertos por sicariato o de asaltos de la delincuencia común y organizada. El asunto es muy serio que debe ponernos a meditar tanto a gobernantes como a gobernados.

  14. Sr Hernandez, gracias por abordar el tema y por plantear la verdad al desnudo de nuestra triste realidad, ojala podamos todos los ecuatorianos corregir y enderezar el camino antes de que entre politicos corruptos, jueces vendidos y narcotraficantes se cargen con el pais. Estamos muy cerca de hundirnos arrodillados ante las mafias y vernos como un pais fallido.

  15. Descarnada realidad.
    Hace rato que las mafias tienen mucho más dinero dinero que el Estado, para imponer sus reglas de terror y corrupción a todo nivel.
    Las mafias politiqueras por su estúpida ceguera de querer «botar» al presidente, hacen el juego a las otra bandas de sicarios y narcos.
    ¿Y el futuro del país?
    Les importa un reverendo comino.

    • La realidad de Ecuador ahora es horrible. Solo prender la televisión o ver en redes sociales hechos de probables de asesinados tipos sicariatos o la matanza es la cárceles de Ecuador y ver que ningún agente político encargado realiza algo por frenar o disminuir esta violencia.
      En el país queda demostrado que ya ni en los policías se confían y que supuestamente que están encargados de nuestra seguridad ahora son los que ayudan a estos grupos organizados.

  16. Aquí vamos, otra vez….

    No es un problema aislado del Ecuador. TODO EL MUNDO HA PERDIDO LA FAMOSA «GUERRA CONTRA LAS DROGAS».

    Miremos a Estados Unidos. Desde hace algunos años, en muchos Estados se puede comprar y consumir marihuana LEGALMENTE. Para ello existen establecimientos autorizados, que generan empleo formal en toda la cadena productiva, obtienen ganancias legítimas y pagan impuestos.

    Lo más importante: al legalizar la marihuana, DESAPARECIERON LAS MAFIAS que se dedicaban al tráfico ilegal de ese producto. Desapareció la VIOLENCIA por las guerras entre mafias. Y las cárceles YA NO ESTÁN LLENAS de microtraficantes.

    Sin embargo, los problemas asociados al narcotráfico persisten en otros tipos de sustancias, aquellas que SIGUEN SIENDO ILEGALES: cocaína, heroína, drogas sintéticas.

    Las razones son bien conocidas. Las drogas, como cualquier otro producto, responden a las leyes del mercado: oferta y demanda. Al criminalizar ciertas substancias se crea un mercado negro para satisfacer la demanda. Como la producción, transporte, venta de dichas substancias es ilegal, dicho mercado está compuesto, necesariamente, por ORGANIZACIONES ILEGALES.

    Los costos de llevar el producto hasta el consumidor final aumentan tremendamente, ya que EL ESTADO pone múltiples obstáculos a la producción, transporte, y venta del producto. Para eludir esos obstáculos, hay que sobornar a funcionarios, policías, militares, jueces, políticos, de tal manera que el «negocio» siga funcionando. Por lo tanto, los precios finales son altísimos, y las ganancias son enormes.

    Esto hace que mucha gente busque entrar al «negocio» del narcotráfico. Se generan conflictos violentos: proliferan las amenazas, secuestros, asesinatos.

    Nada de esto es nuevo. El mundo ya lo vivió hace un siglo, cuando Estados Unidos estableció la PROHIBICIÓN de producir, transportar y vender licor. El resultado fue la aparición de un mercado negro de licor, controlado por mafias tremendamente poderosas y violentas (Al Capone). Afortunadamente los políticos de Estados Unidos reconocieron que la PROHIBICIÓN había sido un fracaso, y la derogaron.

    El mundo debe reconocer que la actual «guerra contra las drogas» está perdida. La solución es LEGALIZAR todas esas substancias.

  17. «El dinero facil» esa es la razon y no la pobreza como publicitan los pillos (politicos, narcos, jueces, pandillas y demas) sumese a eso el ejemplo de catorce años de robo dinero facil tambien producto de la corrupcion a traves de la » funcion publica». Entonces con tremendos ejemplos pareciera que ganarse la vida trabajando con mucho esfuerzo y honradamente es cosa de pendejos, por eso la mayoria con esa «cultura» o mentalidad sobretodo en la costa aspira hacerse rico a traves de la politica o el crimen que en la actualidad pareciera la misma cosa.

  18. El sinnúmero de opinadores, lo único que hacen es confundir a la opinión porque ninguno de los que emite comentarios ha experimentado lo que el país está viviendo. Hay momentos que han sido de terror, ejemplo la muerte de los periodistas por bandas de narco guerrilla de Colombia, la muerte por decapitación de encarcelados, y los reos en brutales manifestaciones que riñen con los derechos humanos como el patear cabezas, etc y para llegar a todo esto abonó el gobierno correista y permisivo, que auspicio la eliminación de la base de Manta, avionetas que por las narices aterrizaban y durante 14 años no querían ver los gobernantes.
    Con la pandemia el nuevo escenario, la producción acelerada de marihuana en las tierras colombianas -peruanas, los procesos de transformación de la cocaína en la fronteras ecuatoriana (amazonia) y la pobreza (interna) que sumada a la movilidad (migración extranjera) sin criterio crea vulnerabilidad en los jóvenes, que se dedican a todo menos a trabajar, a estudiar para tener un futuro próspero… Y LA LACRA, la caterva de políticos, analfabetos que se unen para trabar todo…. sin criterio, sin experiencia, que creen que llegar a la asamblea es para hacer proselitismo político y no para crear legalidad (leyes) y gobernanza en el País.
    En este contexto, solo nos queda pedir al sinnúmero de opinadores que por favor se CALLEN, y dejen actuar a los MILITARES, POLICIA, INSTITUCIONES DE SEGURIDAD, Porque si solo hablan detrás de un micrófono, no contribuyen en nada. Si quieren que su pensamiento trascienda vayan a la academia y formen foros para que se recojan su propuesta y esta tenga valides para conformar una política de seguridad, mientras tanto NO OBSTACULICEN, PORQUE MIENTRAS USTEDES OPINADORES CREAN EL CAOS SOLO FAVORECEN A QUE LOS GRUPOS MAFIOSOS.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba