¿Pikachu en la Batalla de Pichincha?

lectura de 5 minutos

La conmemoración del bicentenario de la batalla de Pichincha tiene ya su primera gran polémica: un mural de Okuda San Miguel, un español, pintado sobre la fachada de un antiguo cine de la 24 de Mayo. En él hay, dice San Miguel, un homenaje a las bordadoras de la comuna Llano Grande. Y para que tenga un toque pop y un guiño de ojo a la contemporaneidad introdujo un Pikachu. Este es un regalo de la embajada de España y está inscrito en un proyecto de recuperación del Centro Histórico de Quito.

El debate que arrancó tras esta intervención de Okuda San Miguel es, el fondo, un gran malentendido. Aquellos que critican al municipio lo hacen por tres cosas. Una: esto nada tiene que hacer por el bicentenario. Dos: es obsequio de España. Tres: el contenido de este mural atenta contra los valores de jornadas de sacrificio y gloria. Y ya hay memes y caricaturas donde los patriotas en plena batalla se hacen ayudar por personajes de la franquicia Pokemon. La leyenda que acompaña alguna de esas imágenes no deja duda sobre la crítica punzante que se ha granjeado Santiago Guarderas: “la batalla de Pichincha según la Alcaldía de Quito”.

Desenredar el ovillo, lleva irremediablemente al autor del mural: a Okuda San Miguel. La defensa que hace de su obra es tan pobre que genera dudas sobre las bases conceptuales en que asienta su producción. Su misión en el mundo, dijo a la prensa, es “transformar el cemento gris de las ciudades en color”. Y dice que lo ha hecho en muchas ciudades del mundo. Y sí, basta buscar en Internet para tener evidencias de que ha hecho murales e intervenido estructuras en algunos países. ¿Eso lo hace un artista y, más aún, un gran artista? No, por supuesto.

Okuda San Miguel se apropia de marcas y estilos de muchos artistas. Eso, en sí, no es un problema. Por dos motivos: el arte nace del arte, como dice la crítica colombiana Carolina Ponce de León. Y la apropiación es una deriva propia de un artista pop: Andy Warhol es su papa.

Pero cuando dice, como gran concepto, que lo suyo es poner color en las ciudades se otorga una originalidad que no tiene: olvida anotar que eso ya lo hicieron muchos grandes artistas. Y para solo ir, por ejemplo, desde  Sonia y Robert Delaunay (alrededor de 1930) hacia adelante: Niki de Saint Phalle, Sol LeWitt o Daniel Buren. Y entre los latinos, basta con nombrar las intervenciones públicas de cinéticos venezolanos como Jesús Soto y Cruz Diez. La lista, como es obvio, se antoja larga.

Decir que sus intervenciones están en muchas ciudades para mostrar que lo suyo es arte y es importante, es asumir que los alcaldes (incluido Santiago Guarderas) saben de arte. Eso no es así en una buena cantidad de casos en los que hay que incluir a Nueva York y París. En cambio, Okuda San Miguel no está en ningún gran museo porque lo suyo es un gran refrito de estilos y marcas que a lo sumo lo puede graduar de gran decorador de exteriores. Las suyas no disgustan.

Y ahí estriba la segunda parte del malentendido que podría ser formulado así: una fachada de la 24 de Mayo acaba de ser decorada y quedó mejor de lo que estaba. No molesta y está hecha con cierta gracia: es pop, figurativa y naif. Dicho de otra manera: no mejora en absoluto el nivel del arte público en Quito  que es desastroso en su mayor parte, y mantiene esos cánones absurdos del folklorismo, el costumbrismo y el muralismo indigenista que nunca ni siquiera equiparó a su inspirador: el muralismo mexicano. Ese arte público no hace justicia al nivel de un buen grupo de artistas en el país. En ese sentido, dos conclusiones parecen irremediables. La falta de cultura (algunos agregan estética) sigue siendo un enorme falencia en el campo de las autoridades. Y dos: en ese contexto, luce mucho mejor la decoración de San Miguel que otro mural de Pavel Egüez. Mal de muchos…

Esto plantea un problema que no dilucida el mural obsequiado por España y que aún no resuelve la Alcaldía de Quito; peor aún en el de la Prefectura de Pichincha: ¿Cómo conmemorar este tipo de fechas? Es obvio que hay un componente de memoria que es relativamente más sencillo solventar que el reto de proyectar, aprovechando la coyuntura, la Capital y la Provincia. Es claro que para los artistas nacionales esta es (¿toca decir era?) una gran oportunidad. Por ahora, solo un decorador ha sido convocado y ya tiene una fachada firmada.

Foto: El Universo 

44 Comments

  1. Yo creo que se salieron de contexto totalmente ya que si querían hacer murales por el bicentenario y la batalla de Pichincha se debió hacer con respecto a temáticas propias del país como es la cultura y su biodiversidad.

    • Totalmente de acuerdo con su comentario, de una u otra forma lo que un artista sea del país que sea debe reflejar respeto ante las personas que vivimos y amamos a nuestro país. Creo que el alcalde debería haber no solo pensado a nivel personal sino a nivel colectivo por que somos un país con grandes pintores que reflejarían el amor a nuestro HERMOSO PAIS EL ECUADOR.

  2. Los colores llenan de vida cualquier espacio, en mi opinión el centro histórico se debería llenar de historias plasmadas atravez de la pintura representando nuestra cultura y tradiciones propias, es apropiado que si se quiera representar una fecha importante dentro del Ecuador se plasme imágenes relacionadas con la fecha y la cultura.

  3. A mi parecer es una critica que debe ser dirigida de mayor manera a las autoridades, ya que si un artista tiene ese tipo de arte, y que en varios lugares ha hecho lo mismo con las mismas referencias, es porque le dieron carta blanca a todo su concepto de arte, y si EL ARTE NACE DEL ARTE no me parece que digan que es copia de otros artistas la verdad

    lo que si no comparto para nada es que sea un regalo de la embajada de España, ya que me parece absurdo después de la fecha que se conmemoraba, acepten tal regalo.

    En fin creo que en nuestro país, y nuestra ciudad tiene demasiados problemas mas grandes y graves en todo aspecto como para criticar a una administración de Quito la cual desde que comenzó ha sido nefasta, y nadie se queja de nada.

  4. La obra fue una donación de la Embajada de España en Ecuador y fue presentada en un evento que contó con la participación del alcalde de Quito, Santiago Guarderas, autoridades municipales, concejales y representantes de la Embajada, entre otros. Varios usuarios de redes sociales reaccionaron con críticas y burlas por la imagen del personaje de Pokémon. “¿Qué hace un Pikachu en un mural del bicentenario” era la pregunta recurrente en las publicaciones de los internautas. Algunos usuarios recurrieron a la sátira con memes. Otros se refirieron en duros términos contra la administración municipal.

  5. Leyendo un poco los comentarios, esta polémica ridícula e innecesaria por un mural que a algunos les parece “un insulto” me hizo recordar la vez que se viralizó la entrevista a una venezolana que decía que los ecuatorianos o los quiteños (no recuerdo bien) no le parecían muy atractivos. Bueno, lo de la venezolana fue la polémica ridícula de ese año evidenciado un caso generalizado de “identidad frágil”. La gente siente que se resquebraja su cultura, tradición, identidad, etc ante alguna cosa fuera del lugar que se le cruce por el camino por lo que recurre al ataque infundado y mediante razones risibles. En cuanto a la venezolana, creo que tuvo que irse porque cada que alguien la identificaba la insultaba. Una pena, el mural pronto ha de ser vandalizado si es que no lo ha sido ya. Me pongo a pensar que la piramide de vidrio y acero de la entrada del museo de Louvre sería imposible en el Ecuador, lo único posible son los carteles de educación cívica o la propaganda política en diferentes estilos “artísticos”. Lo más gracioso es que a los “patriotas” si les ponen un cuestionario de la batalla de Pichincha para resolver sacan 0.

  6. Para los ecuatorianos, el 24 de mayo de 1822 tiene un significado especial, altamente simbólico, fue el momento donde nos liberamos de la colonización española y empezamos nuestro camino como República, primero en la Gran Colombia y luego como Ecuador. Es por lo mismo que esperamos que las pinturas sobre el Bicentenario reflejen ese sentir de libertad y que nuestras autoridades tengan un conocimiento de la historia, pero más que nada esperamos que las expresiones de este tipo tengan relación con el evento al que hacen referencia.

  7. Hoy en dia todo lo que se realiza tiene su reaccion, ya sea de manera positiva como negativa, y el arte no es la excepción. Si bien la pintura tiene varios puntos de vista, esta en especifico ha sufrido mas criticas que otra cosa; por la fecha en la que se formalizo, lo contemporaneo que es, pero sobre todo en el lugar donde se lo realizo, un lugar historico donde se busca conservar y donde el dibujo no tiene mucha relacion historica ni simbolica de nuestra cultura.

  8. La cultura de Quito como tal está inmersa a ser cambiada porque actualmente predomina el fanatismo y la moda, en sí por ser lo que más vende, pero nosotros como ecuatorianos orgullosos de nuestra cultura y país, debemos ser más patrióticos con nuestra cultura para perseverar nuestras raíces.

  9. Si la Embajada de España quería hacernos un regalo por la gran fecha que se aproxima, lo debió haber hecho pensando en en evento que se va a vcelebrar, en los ecuatorianos, en los quiteños, debió haber revisado la hiostoria y no en darle trabajo a un pintor cuya fama me parece que tengo que buscarla en algún contenedor de los muchos que hay en la ciudad.
    Muchas personas ven a esto como una burla por la batalla de pichincha, ya que no puede ser posible que dentro de una fecha importante se interprete una caricatura dentro del mural que representa a las personas que sacrificaron sus vidas el 24 de mayo.

  10. El arte se expresa en distintas formas, está ha Sido una de ellas, el recuperar las zonas de Quito a través de la pintura es una buena estrategia, tal vez si lo hubieran expuesto en el mes de las artes que es agosto no hubiera provocado tantas críticas, pero todas ellas se dan por qué lo inauguran justo para el bicentenario…

  11. El centro histórico de Quito, calificado como el mejor conservado de América debe ser un espacio respetado en su esencia. Para ello sus fachadas y espacios fueron rescatadas en administraciones anteriores. No es una parte gris de de la ciudad para necesitar que la “coloreen”……valga ello para las urbes de cemento y concreto.
    Arte?…..puede ser, eso está en el ojo que puede o no ser ser sensible y educado para apreciarlo….pero nunca para tapar la belleza arquitectónica de una urbe ya de por sí, hermosa!

  12. Desde mi punto de visto puedo decir que la pintura del mural es de un estilo contemporáneo y busca acercarse a los jóvenes pero no tenían que usarlo bajo una fecha tan importante otro tipo de contexto hubiese quedado mucho mejor aparte yo considero muy exageradas las reacciones de la ciudadanía en cuanto a los memes se refieren.

    • Desde mi punto de vista, puedo decir que la pintura del mural se lo puede tomar como un estilo contemporáneo y que solo busca acercarse a los jóvenes, pero también no debieron pintarla en una fecha importante, y pues otro tipo de contexto hubiera quedado mucho mejor.
      Pero pienso que como lo están tomando los servidores públicos es una manera exagerada.

  13. LA BATALLA DE PIKACHU, comparto como muchos una indignación enorme hacia este mural, no por el artista o su arte, sino más bien por la fecha conmemorativa que quieren reconocer mediante esta pintura.
    No es justo para quienes recuerdan con nostalgia este acontecimiento.

  14. La problemática sobre un mural está muy fuera de contexto, permítanme señalar que cómo artista él tiene todo el derecho de darle su “toque especial” a su propia obra. Decir que se copió de otros artistas es completamente rebajar el trabajo del mismo. La pintura me parece que cumple con el concepto moderno que se le quiere colocar a la capital Ecuatoriana.

  15. La obra que se realizada fue una donación por parte de la Embajada de España, el mural fue directamente asociado a la batalla de pichincha, la cual al contar con un personaje de caricatura causo controversia entre los usuarios de redes sociales quienes se mostraron molestosy heridos por la relacion. Sin embargo, la Alcaldía ya ha afirmado que ese mural no hace parte de la conmemoración del bicentenario de la Batalla de Pichincha.

  16. La obra que se realizó en la fachada de la 24 de Mayo fue una donación por parte de la Embajada de España y se la inauguró en un evento que tuvo la participación del Alcalde de Quito los Concejales y delegados de la Embajada hasta público externo. La pintura tiene un dibujo animado que hizo que los ciudadanos reaccionaran de manera satírica y ha provocado una ola de comentarios negativos hacia la obra.

  17. A burro regalado no hay que mirarle los dientes. Parece que el refrán bendice lo hecho por éste pintorzuelo y debemos agradecer los obsequios de espejos y chucherías como hace 500 años.

  18. Se que muchos no estarán de acuerdo con mi opinión pero, es el estilo del artista ya plasmado en otras obras de arte, el con su mural ha logrado que todo el país esté hablando de su arte, el concepto, si era otro, requería de un artista distinto, y por ende si el resultado no es el esperado es culpa de quien organizaba.

  19. Quiero rescatar el excelente análisis efectuado por José Hernandez. Como siempre. Felicitaciones

  20. Desde mi punto de vista no consideró una falta de respeto mientras sea algo lleno los espacios de Quito no de grafitos sino de arte.

Comments are closed.