Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Con Glas preso, el lío de Correa crece

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

10 de abril: Glas salió de la cárcel gracias a un habeas corpus otorgado por un juez de Manglaralto. 20 de mayo: Glas retorna a la cárcel tras la revocatoria del habeas corpus dictada por la Corte Provincial de Santa Elena. Ese habeas corpus alteró el rompecabezas político nacional y puso en aprietos al gobierno y a la Justicia. Su revocatoria deja mal parado al correísmo. ¿Pero qué tanto?

No parece -aunque dijeran lo contrario- que los correístas esperaban que la Corte Provincial de Santa Elena ratificara el habeas corpus otorgado a Jorge Glas. No hay evidencias, en los mensajes colgados en redes sociales por sus principales voceros, de que su expectativa se sustentara en alguna base legal. Nunca respondieron en derecho los argumentos de aquellos que diseccionaron una por una las irregularidades del juez Diego Moscoso.

Por eso sus reacciones, ahora que Glas retornó a la prisión, son de dos tipos. Primero: sí evocan el derecho, pero sin decir exactamente por qué esa Corte debía ratificar el fallo y, al tiempo, hacen la guerra contra los políticos y ciudadanos que defienden el fallo de la Corte de Santa Elena. Rafael Correa suministra el ejemplo en un tuit asesino contra Guillermo Herrera, presidente de la ID. Segundo: alaban a Jorge Glas y para hacerlo se inspiran en el tradicional discurso de la victimización, el LawFare y esos aires de heroísmo con el que han querido arropar al ex vicepresidente. En este punto, el menú es pródigo, es conocido y debe resultar penosamente insustancial para el condenado. Le dicen que es inocente, que nadie es más honesto, más valiente, más íntegro, más perseguido. Que su estatura moral, que su temple, que su dignidad, que su fortaleza, que su ejemplo… Son epítetos que pesan tanto como globo inflado.

Y, por supuesto, recurrieron a dos imágenes que, como es tradicional en su caso, les regresaron con la fuerza de un búmeran. No temieron escribir que es inocente y que la mejor prueba es que no huyó. Algunos tuiteros no tardaron en dar la vuelta al silogismo y aplicarles la conclusión: entonces los que huyeron son culpables. Su líder incluido.

Igual quisieron sacar partido a las imágenes, desgarradoras por cierto, del hijo de Glas despidiéndose. Correa usó una de ellas, la menos dramática, para decir que desde que tenía 15 años (ahora tiene 20 años) le arrebataron a su padre. Un papayazo que las redes no desperdiciaron. Con vehemencia recordaron que es Glas quien hace sufrir a su familia: su hijo vive las consecuencias de sus desafueros en la administración de Correa. Algunos empujaron un poco más el razonamiento: esa imagen es una lección para los corruptos y sus familias. En claro, ese tipo de argumentos que usan Correa y sus seguidores, -idóneos para chantajes de tipo afectivo- les suelen salir por la culata. Esta vez no fue la excepción.

Por lo visto, el correísmo solo estaba preparado para celebrar la salida del militante que, por estar preso y representar un peligro para sus jerarcas, ha sido convertido en héroe y santo. Las cosas entre ellos vuelven al mismo punto: Glas grabó un mensaje en el cual se victimiza, se pinta de ángel y deja constancia de su lealtad al proyecto político, pero ni siquiera nombra a Correa. El diferendo interno es visible y la incertidumbre vuelve para el ex presidente.

Sin estrategia, los jerarcas correístas anuncian movidas en favor de Glas. Correa ordenó que hagan un balance de los habeas corpus y revisen cuántas veces estuvo presente el Procurador. Una estadística que, según él, servirá en las cortes internacionales para demostrar que “todo es persecución”. Dos tiros al aire, tan absurdos como irrelevantes, que demuestran que el destino judicial de Glas no depende, como la realidad ha probado, de las amenazas y promesas de Correa. Y tampoco de las bravuconadas en la Asamblea de personajes de tercera línea como Ferdinan Álvarez y Fausto Jarrín, que ya corrió a cumplir con la orden del prófugo en Bélgica. En su carta al Procurador solicita, además, que diga el monto de su desplazamiento hasta Santa Elena donde participó en la audiencia sobre el habeas corpus otorgado a Glas. Jarrín perdió una oportunidad de evitar que se note su pequeñez de espíritu.

No se percibe el plan b del correísmo para poner a buen recaudo a Glas. Y solo con los días se verá si se extinguió definitivamente la posibilidad de un acuerdo político con el gobierno. El hecho cierto, por ahora, es que el Procurador y la Fiscalía lideraron la defensa del Estado de derecho que llevó a la Corte de Santa Elena a revocar el habeas corpus. En ese punto, el correísmo vuelve a cero, aunque con mayor desgaste: la salida de Glas de la cárcel fue tan impopular, en las condiciones que se dio, que resultó perdiendo en todos los tableros. Y así sigue.

Foto: Twitter Pablo Arosemena

14 Comments

  1. Poco a poco están saliendo mas verdades y que los correístas esperaban que la Corte Provincial de Santa Elena ratificara el habeas corpus otorgado a Jorge Glas, y de aquí en adelante saldrán mas verdades y se probara que en el gobierno de Rafael Correa no eran tan honestos como ellos lo decían.

  2. Como conclusión de este articulo el delincuente Glas regresa a la cárcel y el lio del correísmo es apocalíptico la turba delincuencial y criminal correista, tras la revocatoria del habeas corpus dictada por la Corte Provincial de Santa Elena, hoy “invoca” el discurso de la victimización en favor del delincuente “vidrio” atribuyéndola valentía, qué fue lo que realmente lograron, una refinería puesta nuevamente en marcha después de haber «invertido» dos mil millones de dólares, en una feria de corrupción, o un gran esfuerzo del país, cuyos resultados fueron fallidos. Jorge Glas vuelve mansamente a la cárcel, porque tiene la esperanza que la mayoría legislativa opere en la amnistía a favor de Correa, de la cual piensa colarse

  3. Los Correistas siempre dicen ser santos honestos nunca se robaron nada siempre son perseguidos políticos o el pueblo y la justicia actúa con odio hacia ellos las evidencias de sus robos y culpabilidad son pruebas irrefutables, el asambleísta Correista Fausto Jarrín debe justificar como consiguió los 800 mil dólares para comprar su casa pero no lo hace en cambio si pide informes al contralor Iñigo Salvador entre ellos cuanto gastó para ir a la Corte provincial de Santa Elena la presencia del contralor fue clave para que la mencionada Corte anule el hábeas corpus concedido a Jorge Glas.

  4. Mameluco no descansara en su empeño de salvar el pellejo de Vidrio para que mantenga la boca cerrada y no destape la cloaca del proyecto como hasta ahora.
    Solo queda su contralor de lujo que pudo pagar una millonaria fianza para que declare los latrocinios cometidos por esta organización delictiva llamada robolucion ciudadana.
    Las verdad es que para Vidrio esta muy demorada la tercera sentencia y de debe ser sumada a los 14 años iniciales y no como quiere la banda mameluca que la sentencia mayor absorba a las otras…
    Mientras suspenden al presidenta de la corte y la CC sentencia una ley para los maestros sin presupuesto.
    Pobre mi país.

  5. Glas y Correa son dos delincuentes víctimas de sus traumas infantiles que son la inmundicia en la política. Pilluelos infernales caretucos, el cielo los condenará, tarde o temprano.

  6. La justicia de nuestro país es una vergüenza, mientras el país se cae a pedazos toda la agenda pública de las instituciones del estado siguen enfocados en la persecución a Jorge Glas , esperemos que con el misma rapidez actuaran frente a los grandes males que aquejan a nuestro país

    • ¿Cuál persecusión? Glas es un delincuente comprobado hasta la saciedad en varias instancias, hace falta ser familiar de este pillo, ser bien borrego o troll pagado para emitir un comentario a favor de semejante individuo. En fin, iguales defienden a similares.

  7. Es una gran verdad que mientras los borregos correistas alaban a Glas por «su honradez, inocencia, alta moralidad, honestidad … etc», Glas sin embargo dentro de su yo, sabe perfectamente que es un corrupto, ladrón, inmoral, deshonesto… etc.

  8. Y ahora debemos tener lástima del pobrecito hijo de Glas , alias VIDRIO , porque supuestamente le arrebatan a su padre del seno familiar : eso debió pensar antes su familia , que seguramente conocía que el padre , estaba delinquiendo con los fondos públicos que , desgraciadamente , administró . Y de quienes debemos tener pena , lástima y ternura , es de los millones de ecuatorianos pobres , que tuvieron que sufrir la el atraco de los fondos públicos , por parte estos delincuentes , pomposamente auto llamados » revolucionarios «.

  9. También se refieren a que el ODIO es el argumento de jueces y periodistas, sin analizar que el ODIO , la cimentó Correa al perseguir a indígenas, periodistas, militares, maestros, estudiantes, médicos, policías y a todos quienes se opusieron a su gobierno

  10. El delincuente Glas regresa a la cárcel y el lio del correísmo es apocalíptico: La turba delincuencial y criminal correista, tras la revocatoria del habeas corpus dictada por la Corte Provincial de Santa Elena, hoy “invoca” el discurso de la victimización en favor del delincuente “vidrio” atribuyéndole valentía, como perseguido político, en tiempos que 17millones de ecuatorianos sabemos que por alcahuetear ( no denunciar) a sus guaruras y caporales, afectos al dinero mal habido, como (el prófugo, UNES, Nebot, Pk y + malas hierbas politiqueras), su moral y valentía, es cero; y, que, cree tener la esperanza que lo puedan librar del profundo hoyo en que lo han metido, al punto que, ese iluso “personaje” no es ni será ejemplo para nadie que se precie de ser honesto. La turba y sus compinches, acostumbrados a defender irregularidades, sin sustento legal, rayan en la brutalidad, jugando a ser víctimas, soltando a manos llenas el dinero robado, comprando fallos judiciales que benefician a delincuentes y criminales, cuyos beneficiarios son jueces y “autoridades” de la misma calaña. Así, para luego el prófugo, ya pescado infraganti (sin contar lo que canta Polit en U.S.A.) decirles cínicamente a sus otarios: “La maldad ha vuelto a triunfar”, pero la victoria definitiva será nuestra. No lo duden. Jorge, por favor, resiste”, posteó en su cuenta de Twitter. Pero, además, eso ocurre, debido a la lentitud e inexperiencia política del equipo del Gobierno del presidente Lasso que, desde el inicio de su mandato, no libro de correistas a su administración. Craso error que, con la salida y regreso a la prisión de vidrio, al Gobierno le ha pasado, no una factura, sino una inmensa fractura en la opinión de sus seguidores. Ojo, Sr. presidente Lasso, póngale atención al accionar de Saquicela Rodas de la CNJ y Saquicela Espinosa de la cloaca llamada “asamblea”. Son dos papas muy calientes.

  11. Qué sería si Jorge Glas, decidiera aceptar de manera absoluta los términos en que se redactaron las dos sentencias ejecutoriadas y la del caso singue. Qué sucedería si fuera él, quien relatara los delitos fin, que quedaron sin procesar en el proceso de asociación ilícita. O, que se sincerara con su expresión cuando la Refinería de Esmeraldas, volvió a funcionar, cuando expresó: «Lo logramos Carlos»… Qué fue lo que realmente lograron. Una refinería puesta nuevamente en marcha después de haber «invertido» dos mil millones de dólares, en una feria de corrupción, o un gran esfuerzo del país, cuyos resultados fueron fallidos. Jorge Glas vuelve mansamente a la cárcel, porque tiene la esperanza que la mayoría legislativa opere en la amnistía a favor de Correa, de la cual piensa colarse. Y tiene mayor asidero, cuando ve cómo el Presidente cierra los ojos ante la andanada correísta en la asamblea, que puede retomar su presa de cacería. Ese es el plan «b», que nadie ve, pero que está en marcha. Otra cosa sería que Glas, con la misma angustia que muestra en los videos, delatara a su mentor y explicara la corrupta manera de disfrazar el desfalco con el testaferrismo de su tío, inversor de 400 millones de dólares en el cable submarino y la científica forma de ocultar la fortuna de Correa y de los varios «fondos rotativos» que tiene para pagar conspiraciones, vagos de Puebla, abogados en España, guarda-espaldas para sus hijas, aviones privados, etc. Si el hijo de Glas, no cree en las evidencias, es porque asume las mismas conductas que las hijas de Correa, cuando hablan de su «papito», el ratero mayor!

  12. Pero ya llevaron al angelito a la cárcel 4. Se cumple así la exigencia mínima del correísmo a cambio de su ausencia en la votación de la ley tributaria. El pacto con el gobierno se mantiene y los giles de siempre tenemos que pagar más impuestos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba