Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿El esposo de Viteri es un pandillero?

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Cynthia Viteri tiene un comparsa con quien, a falta de pan, da circo: su nuevo marido. Un famoso troll correísta llamado Juan Carlos Váscones. Cada uno sabe con quien se junta. Pues bien, ella eligió un personaje que trabajó para volver la esfera pública aún más tóxica, más invivible. Ese mensaje fue recibido como fue enviado.

¿Cómo sorprenderse en esas circunstancias si ese personaje aterriza en la cafetería de un centro comercial de Guayaquil para arreglar cuentas con Omar Maluk, otro personaje igualmente tóxico en twitter, con quien se habían desafiado. Sí, a golpes. Porque Maluk dijo en twitter cosas sobre Cynthia Viteri que al ex troll correísta no le gustaron y decidió, metido en el traje de macho-alfa, defender el honor de su esposa. Y hacerlo planteando un duelo a puñetazos. Sin ánimo medieval de matar al oponente: solo de lavar el honor de su Dulcinea de turno.

Esta historia, que podría inspirar una nueva canción de la música del despecho, no merecería atención pública alguna si involucrara a dos particulares. Pero uno de ellos es el esposo de la alcaldesa de Guayaquil y llegó a la cafetería con guardaespaldas que, aparentemente, -y eso es lo que debería investigar la Fiscalía y la Contraloría- son parte del equipo de seguridad de Viteri. En redes, además, había dicho a Maluk que él sabía dónde encontrarlo. Lo cual hace suponer que tiene logística suficiente para seguirlo. ¿Es el equipo de su esposa? ¿O tiene un grupo de guardaespaldas propio que lo acompañan a amedrentar y arreglar cuentas a aquellos que, entre otras cosas, critican a la política que, antes de ser su esposa, lo llenó de contratos?

Juan Carlos Váscones no provocó un altercado en una cafetería, como dicen algunos medios. Él montó el altercado con Maluk. Hubo trinos de lado y lado que todo el mundo leyó. Viteri debió saber en qué andaba su marido. Y, por lo visto, no lo disuadió. ¿Se debe colegir que ella, como diva de Ciudad Gótica, está de acuerdo en que su macho-alfa restaure, con guardaespaldas y en público, su honor mancillado? ¿Así es señora alcaldesa? Porque de lo contrario, ya debía haber pedido excusas públicas por la actuación de su marido.

Por una razón tan sencilla como obvia: él cree lícito agredir a aquellos que la critican. No hace la diferencia entre lo que es ser asiduo de una cantina para despechados (donde las cosas se arreglan a golpes o con cuchillas de esas de afeitar) y ser el esposo de una política a quien los ciudadanos tienen el derecho (y viendo lo que hace su esposa) el deber de criticar. ¿Viteri pasará de agache el atropello cometido por su marido? Nada ha dicho. Dando así argumentos a aquellos que piensan que Váscones actúa como si Guayaquil fuera un territorio conquistado donde puede, si lo desea, amenazar ciudadanos, vigilarlos, seguirlos y llegar a cualquier parte, de sopetón y rodeado de guardaespaldas, a arreglar cuentas.

Viteri está fuera de foco porque las autoridades se lo han permitido. ¿Qué ha hecho la fiscalía en Guayaquil para traducirla ante los jueces por lo que ella hizo en el aeropuerto? ¿Qué han hecho para pedirle cuentas por contratos truchos y manejos oscuros que diario Expreso ha revelado? ¿Qué hará la Contraloría por el peculado evidente que cometió al llevar vehículos y guardias desde Guayaquil a Quito para satisfacer su ego con evidente comportamiento regresivo?

Está claro que Viteri se mueve sin cortapisa alguna, aupada por la certeza de total impunidad. Esa certeza es contagiosa y su esposo la ha incluido en su papel no definido en la alcaldía de Guayaquil. Si Viteri tiene nuevo esposo es un asunto privado. Si el esposo de Viteri, prevalido de ese estatus, utiliza recursos y personal de la alcaldía, amenaza a ciudadanos y pacta duelos, el asunto deja de ser privado. Viteri  no solo debe una explicación: debe excusas a la ciudadanía porque su marido se acaba de comportar como un pandillero.

Foto: DiarioExtra.

15 Comments

  1. La alcalde de GYQ es una vergüenza nacional, hoy en matrimonio con un aprendiz pandillero de cuarta, cobarde por donde lo miren, calculador sin vergüenza, contratista aventajado del municipio que su novia en su tiempo lo beneficiaba.

    Cómo la Perla del Pacífico pudo volver a caer tan bajo con sus autoridades, solo comparable con la ex alcalde Elsa Bucaram.

  2. Que podemos pedir si siempre han actuado de esta manera, por lo que a ellos le va a ser difícil vivir y actuar sin el poder que ahora ostentan, pero como a todos, nada es eterno, ya les llegará su hora y tendrán que rendir cuentas de todos y cada uno de sus actos, a las entidades de control y estas deben actuar sin amilanarse

  3. Viteri y su nuevo montacargas, el ex troll correista, hoy como pareja PSC-Correismo, son solo un reflejo de la triste impunidad que los corruptos y vivideros de los recursos públicos han hecho y son capaces de seguir haciendo y desaciendo en el país, porque no existe una justicia y entes de control capaces de atar las cadenas del vicio de vivir a costa de los más humildes y desprotegidos a quienes les calientan el estómago con sanduches y circo.

  4. No se por que me dio tanta risa la escena jaja. Tal vez por lo cómico o tal vez por la vergüenza que genera que al esposo (ex-troll) de la alcaldesa le haya salido el comportamiento de troll correísta para atacar a un troll correísta en funciones. De hecho, el comportamiento del marido es arquetípico al comportamiento de los trolls correístas en redes sociales y podría ser usado como modelo para explicar a los asalariados y pasantes sin sueldo del fugado de Bélgica. Muy gracioso y vergonzoso todo.

  5. En la historia hemos ido de república cauchera a república cacao-cafetera, a república bananera-camaronera, a república petrolera, y a la No-República a la que nos llevó Correa, y de cierto parece que vamos a la alta dignidad de república africana, de aquellas en las que de todo sucede y todo puede acontecer. Vamos perdiendo categoría. Una Fiscalía General desbordada – mucho mejor que las Fiscalías pasadas- pero que no puede ya con los más de 2500 casos – número dado por la misma Fiscal General – que cada día son mas. La Contraloría emite glosas y glosas y más glosas, y según la misma Contraloría, solamente el 2.97% de esas glosas han sido presentadas a juicios y recuperado lo robado o mal administrado. Hasta hace 15 años, en las encuestas de credibilidad constaban las FFAA y la Iglesia. Ahora ninguna. La decadencia. ¿ Podremos detenerla? . Yo, soy pesimista.

  6. Por lo menos el bigotón ponía respeto y puso a Guayaquil de pie. Habrá robado? Seguramente.
    Veteri es una mezcla burda de Elsa y Bigotón, aunque mas cercana a las prácticas populacheras. Guayaquil está en declive. Volvió el populismo más denigrante, está vez recargado.

  7. A Cynthia no le importa ni le hace mella que su marido sea pandillero, macho-alfa o ex troll correísta. Si se porta mal o sabido lo bota y se busca otro jebo. Asi de sencillo. El problema es para nuestra querida ciudad de Guayaquil que tiene que sufrir los arrebatos de Doña Cynthia.

  8. Lamentablemente no pasará nada !!!!!! Se saben protegidos por una Fiscalía ( del Guayas ) ,
    cómplice y dispuesta a tolerar cualquier irrespeto a la ley de la Sra Viteri y ahora de su bravucón pareja .

  9. Con toda sinceridad, yo me pregunto: ¿en qué se diferencian los correístas de los socialcristianos de hoy? Los dos son pandilleros. Los dos son ladrones. Los dos buscan impunidad. Deberían fusionarse… y desaparecer.

  10. Que se puede esperar de garroteros y carroñeros socialcretinos correistas, ambos abortos de la corrupcion politica, que para desgracia de los que vivimos en Guayaquil y pagamos impuestos, estamos hartos de estas actitudes matoniles al puro estilo de »ATRACA Y MATRACA».

    Mientras esto sucede, la ciudad esta bajo el control de narcosmafias y ladrones encorbatados, nada se hace por mejorar el medio ambiente, es triste ver como Guayaquil y su entorno se queda sin arboles, los samanes y otros frondos arboles se estan muriendo, solo vemos a trabajadores contratados cortando ramas y empeorando el panorama de proteccion ambiental, Guayaquil y la patria siguen de tumbo en tumbo.

  11. Que man para shabido que macho como defiende el «honor de su dama» y va con ella en la caravana del relajo hasta quito también; cuando sea grande quiero ser como él. Parece esos manes que acompañan a sus «esposas» en sus trabajos por ciertos lugares de todo el país y también viven de ellas para «protegerlas» un verdadero ejemplo de caballero.

  12. Grotesco este episodio que le pone una mancha mas al tigre.
    La Alcaldesa ha defraudado a toda la ciudad gastando recursos que deben ser empleados en mejorarla y no contenta con eso le ha dado patente de corso a su marido para que disponga de guardaespaldas pagados con dinero del Muy Ilustre Municipio.
    LFC debe estar revolcándose en su tumba ante el comportamiento de la dama en cuestión que tiene abandonada la administración de la ciudad.
    Considero que ella tiene la total libertad para hacer con su vida privada lo que a bien tenga pero de ahí a avergonzarnos como lo hace…..por favor ya vístase de Alcaldesa.

Responder a Bolivar Cabezas Cancelar respuesta

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba