Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Correístas y PSC libran al país de una hambreadora

en Conexiones4P/Elenfoque/Lainfo por

Si un observador ajeno a las miserias políticas llegaba ayer a la Asamblea ayer, hubiera podido creer que se estaba en medio de una suerte de juicio de Nuremberg o de la Corte Internacional Penal de La Haya. Ahí estaba la acusada imputada de crímenes horrendos: haber condenado a millones de ecuatorianos a pasar hambre, haber destruido la clase media, empobrecido más a los pobres y devastado al pueblo. Se lo decían los asambleístas que, por lo contrario, son devotos -en los discursos- de los desposeídos y trabajan incansablemente por su bienestar.

La sindicada, Yesenia Guamaní, es responsable de esos crímenes por haber elevado una moción en el interior de un órgano legislativo, el CAL, para que antes de aprobar un proyecto destinado a echar abajo la reforma tributaria del Gobierno, se consulte la Corte Constitucional. Según la asambleísta acusadora, la correísta Yahaira Urresta, que no teme hacer el ridículo, Guamaní, «ha puesto en riesgo la vida de millones de ecuatorianos» y ha traicionado al pueblo «mientras nosotros legislamos por el bienestar de 17 millones de ciudadanos». Guamaní es culpable de algo más siniestro: «no votó por la destitución de Guillermo Lasso». Además, “el pueblo cayambi (Guamaní es de Cayambe) está devastado por la actuación de su representante». Todo por haber hecho una moción.

Los socialcristianos, socios de los correístas en este juicio, se alinearon con esta línea argumental. Según Luis Almeida, quien mocionó la destitución, a Guamaní es «responsable de que siga vigente esa ley incorrecta e ilegal (la Tributaria) que nos ha matado de hambre». Almeida lo dijo como si se le notara ser víctima de alguna crisis alimentaria. «Es su responsabilidad de que ya no haya clase media y que solo queden muchos pobres y unos poquísimos ricos. De que se hayan vaciado los bolsillos de los ecuatorianos», dijo el proponente de la destitución quien acusó a Guamaní de haber acabado con la clase media del Ecuador. «Ya no hay clase media», por culpa de la reforma tributaria que está vigente gracias a la moción de la acusada. Guamaní, según Almeida, tiene poderes ocultos: la acusó de ser la responsable del paro de la Conaie.

En estas bancadas nadie dijo que la reforma tributaria, descrita como la séptima plaga de Egipto, entró por el Ministerio de la Ley, porque la bancada correísta de Yahaira Urresta se abstuvo. En claro ella y Almeida tiene memoria selectiva y son de una incoherencia monumental. El observador ajeno a estas miserias políticas no hubiera sabría que el azorado, gritón y hambriento Almeida, junto a los otros miembros de la mayoría de correístas, socialcristianos, radicales de Pachakutik y disidentes de la Izquierda Democrática, colocaron en la Presidencia de la Asamblea a Virgilio Saquicela; uno de los cuatro asambleístas que votaron a favor de la moción de Guamaní. ¿Por qué no le endosó en su paupérrima intervención culpa alguna a Saquicela de estar matando de hambre al Ecuador? Lo cierto es que si se le diera crédito al discurso de Almeida y de Urresta, cualquier persona podría pensar que si se dejaba a Yeseña Guamaní un par de meses más en el cargo, la población ecuatoriana se extinguiría por inanición.

Aunque no se lo notaba estar atravesando por un ahambruna, Luis Almeida aseguró que por culpa de Guamaní, «los ecuatorianos estamos pasando hambre»

En realidad, lo que ocurrió ayer en la Asamblea fue un pobre show para justificar la destitución de Guamaní de la segunda vicepresidencia de la Asamblea y poner ahí a uno de la mayoría. Quizá la más honesta fue Patricia Mendoza, presidenta de la comisión ad-hoc que la mayoría montó para sacar primero a Guadalupe Llori de la Presidencia y ahora a Guamaní. Rozando lo cómico, ella sostuvo que hacer una moción no es delito pero que no se puede mocionar «cualquier cosa».

La nueva mayoría, que volvió a sumar más de 80 votos y aún no tienen un acuerdo para reemplazar a los que han sacado del Consejo Administrativo de la Legislatura, CAL y que ahí se «están matando» por los cargos, como dijo un asambleísta a 4P. Que Almeida es uno de los que trata de granjearse una de las Vicepresidencias y hace cualquier mérito para congraciarse con el correísmo. Que la minoría ofreció al Partido Social Cristiano conseguir los votos para que tengan una de las Vicepresidencias a cambio de no tocar a Guamaní y que éstos respondieron que jamás romperían su alianza con el correísmo en su afán de tomar el control de la Asamblea…

Guamaní fue destituida con 83 votos y se supone que este fin de semana, la mayoría deberá procesar todos los intereses que la carcomen para tener listos para la próxima semana los nombres para las dos Vicepresidencias y la vocalía del CAL, que están vacantes. Ahora es claro que, además de angurrientos, en la Asamblea algunos, como Yahaira Urresta y Luis Almeida, están hambrientos.

Foto Asamblea Nacional

21 Comments

  1. Estos fantoches ya causan pena con sus pobres argumentos, creados he inventados en sus noches de desvaríos, y por supuestos hay ingenuos y caraduras que les creen sus idioteces

  2. Señor Presidente Lasso si quiere pasar a la historia como el salvador de la Patria de esta escoria de asambleístas que no sirven para nada, por favor de manera urgente aplique la MUERTE CRUZADA

  3. Urresta, una fulana salida de la nada, casada con policìa nacional, cuyo unico mèrito fue haber recibido un perdigòn cerca del ojo en manifestaciones pasadas, se victimizò ( y es casada con un policìa) acusando a la policìa de barbaries, ingresò a la ID y luego,como es de esperar de cualquier hetaira de la polìtica, se vendiò al mejor postor.
    Almeida, montuvio estudiado, leguleyo consumado, con su reconocida inmoralidad y ninguna ètica, hace honor a la cloaca politica a la que pertenece, el partido social cretino, perdòn, social cristiano, digno hijo putativo de Nebot.
    Esa es la clase de delincuentes de cuello blanco que pululan en ese bodrio llamado asamblea nacional

  4. Excelente artículo que deja al desnudo la podredumbre de la asamblea nacional donde, con muy pocas excepciones, vegetan sanguijuelas que se hacen llamar “asambleístas” y quienes no son más que una caterva de ladrones, pillos, criminales que deberían estar en la cárcel y no succionando el dinero del pueblo para sin hacer absolutamente nada, darse una vida de lujo con sueldos que no se merecen, con prebendas inaceptables, seguro privado, etc. etc. mientras muchos niños, ancianos y mujeres deambulan por las calles pidiendo caridad. Vergüenza ajena para sus familias y para todo el país.

  5. Y uno se pregunta , cómo es posible que le hayan recibido en el PSC nuevamente , a un individuo de bajísima catadura moral , como el Guacharnaco Almeida ; ha transitado por todo partido político que asoma , traicionó al Sc cuando diputado por ese partido , y nuevamente ahí le tenemos . Una verdadera verguenza estos asambleístas amorales , y peor los partidos políticos , que están prestos a recibirlos , vaya Ud a saber a cambio de qué !!!!!!

    • El que El diputado Torres halla llevado la batuta de la destitución de la Llori y ahora el guaracharnaco Almeida lidere esta embestida contra la Guamani , no se explica q lo único q sirvan es para cubrir la IMPUNIDAD DEL CORREATO … para mi , han sido utilizados como tontos utilices por UNES .

    • Personas honestas, trabajadoras, con sentido de humanidad y coherencia necesita mi país. Regrese a la política por favor especialmente Tungurahua se lo agradecerá.

  6. Comentar algo sobre la Asamblea actual y sus miembros es auto insultar mi mediana inteligencia; sin embargo, por responsabilidad algo debo decir: 1. Es la peor Asamblea que hemos tenido en la historia del Ecuador, no sé si a futuro habrá alguna que lo supere en baja calidad. 2. Desde el mes de mayo del 2021 estuvo cocinado un pacto entre UNES, PSC y CREO para salvar a Alibaba encerrado en su ático (¿por qué falló?, tarde o temprano ya lo sabremos). 3. El juicio a Guamaní fue un sainete de cuarta categoría, como ecuatoriano me vergüenza ajena como se dice coloquialmente. 4. A Guamaní le ocurrió esto por no pensar antes de hablar y todo el mundo la mirará como causante de la existencia de aquella Ley Tributaria. 5. Los culpables del “hambre” (versión Asamblea) son otros: UNES, CREO, Lasso, entre los principales.

  7. El problema es que paso a paso, avanzan en sus fines protervos de clara intención, para apoderarse del Estado y sus funciones. pronto se sabrá por qué los social cristianos no votaron por la destitución del Presidente, dejando burlado a esteban Torres en su inmunda actuación legislativa. Habrá sido tal vez a través de Pascual del Cioppo o porque nada ganarían con la destitución. Qué va a pasar cuando toda ala labor de la nueva mayoría conspiradora, culmine con los juicios políticos. A quién impulsarán para contralor, fiscal, Presidente del Consejo de la judicatura y de la Corte Nacional. Cómo se consolidará la «Comisión de la Verdad», será que realmente el delincuente Correa va a quedar exento de sus sentencias y de los juicios que debe enfrentar por la enorme defraudación fiscal. Ya del Presidente Lasso, nada se puede esperar, por haber dejado que las cosas pasen a pesar que por varias ocasiones su cabeza se veía ya rodar por los suelos.

  8. Lo típico de la clase política ecuatoriana en la Asamblea Nacional, los que asisten a las reuniones se pasan «sacándose los cueros al sol»; asociandose y comiendo del mismo plato y buscándolo las «cinco patas al gato». Lo que menos se preocupan es devengar el sueldo para lo que ciertos incautos los eligieron.

  9. Cada vez estos guacharnacos demuestran que no les queda ni pizca de pudor. Cualquier argucia, por grotesca que sea, es válida para sus malsanos propósitos. Creen que por tener mayoría ya se justifica ante la opinión pública sus mañoserías. Y estos pútridos son los «honorables» del «Primer Poder del Estado». ¡Cómo lo aporrean a este agonizante país!

  10. Esta tal destitucion debería honrar a la asambleísta Guamani. De las pocas personas a las que le he escuchado con coherencia aunque no comparta algunos temas, pero, si le comparamos con las UNES, nada que ver. Un PSC. ya dijo sin sonrojarse que su partido «merecía» una de las dos vicepresidencias. Solo merece un calificativo: sinvergüenza… Asco de asambleístas…

  11. Asco, repugnancia, vómito prieto (diría el hermano del campeón de los cobardes) da esa cosa llamada asamblea. Seguro que el Almeida no es de la clase media, sino del inframundo que come basura junto con los medioneuronas de los correístas y se completan con los medioneuronas de los socialcristianos. Pobre mi país con estos cangrejos de mala racha.

  12. La mafia del poder va a usar cualquier excusa para repartirse cualquier cargo estratégico para su proyecto personal. Cuidado que el siguiente destituido será por dejar la tapa del baño alzada. Eso sí, si apareces con narcos o manipulas el sistema de votaciones nadie te va a decir nada a menos que vos mismo decidas salir.

  13. Me permito decirle a Urresta que si de verdad ella y el resto de miserables que conforman la nueva mayoria de la asamblea quisieran legislar por el bien de los 17 millones de Ecuatorianos, se largarian todos a sus casas y dejarian de hablar tanta estupidez. El pueblo no es estupido como ella y las ratas correistas piensan. El Pais si sabe quienes son los verdaderos enemigos del pueblo, y son esta tarea de imbeciles que como asambleistas no sirven para maldita sea. Solo sirven para llevar al Ecuador nuevamente a ser gobernado por el ladron Rafael Correa y su banda de narcos que lo respaldan. Se nota que estos ignorantes nunca salen de la cloaca donde viven. En mi ciudad como en todo el Ecuador, la mayor parte de personas somos gente de clase media. Claro que hay pobreza, pero decir que ahora ya no hay clase media es ser idiotas y pensar con el trasero no con la cabeza. Es lo que hacen los Correistas todos los dias. El pais esta cansado de su mediocridad y de ver tanta corrupcion y mentira en ese nido de ratas!

  14. Rescato la actitud digna de la asambleísta Guamani, que podemos esperar de ese “asambleísta” almeida, un tipo de lo peor, Lenin Arrieta lo entrevistó, no supo que decir sino mantener la teoría ridícula de que es causante de la hambruna del pueblo, los otros socialcristianos y correistas de lo peor también, nada rescatable de esos sujetos. Felicitaciones a G Guamani

  15. “En la Asamblea algunos, como Yahaira Urresta y Luis Almeida, están hambrientos” (4P). Para no tener esta clase de representantes el presidente Lasso, trabaja en desterrar la desnutrición infantil, para que los ecuatorianos destaquemos en talla, en pensamiento crítico, en respuesta, como entes productivos. La desgracia es que cuantos años más, el Ecuador tiene que aguantarles a estos, a los otros (83 votos) , a los de poncho rojo, para que el país pueda confiar en la clase política, que hoy es altamente desprestigiada, descriteriada, descalificada y que hacen alarde del 6% de aceptación (dato de encuestas), cuando lo real, es que tienen -6% de masa gris y su distintivo ser “hambrientos del golpismo”.

  16. Tragicomedia. Eso es lo que hacen los burros de la asamblea, insultando incluso a ese noble animal.

    Y cuando diablos alguien dijo que la asamblea es el primer poder del estado? Imaginense a lo que hemos llegado. Y cuidado que, cuando la estupidez humana es mayoria, nos gobierna y nos esclaviza. Como dijo George Carilin, «Never underestimate the power of stupid people in large groups». La asamblea es parte de ese grupo numeroso.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba