Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El régimen asfixia al diario Los Tiempos en Bolivia

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó su preocupación y alerta sobre una campaña de asfixia económica y presión política contra Editorial Canelas S.A., casa matriz del diario Los Tiempos de Cochabamba.

La SIP informa que, en una reunión con directivos de la empresa, tomó conocimiento sobre desproporcionadas y periódicas auditorías fiscales y administrativas contra el medio y sobre la hostilidad de un empresario allegado al Gobierno y al partido oficial, Movimiento al Socialismo (MAS), que estaría ejerciendo presiones contra los accionistas de Los Tiempos para quedarse con la compañía a un precio irrisorio.

Los directivos de Los Tiempos denunciaron que, en una sorprendente coincidencia temporal con las ofertas hostiles de compra que recibieron los accionistas de la empresa, el Sistema de Impuestos Nacionales (SIN) y la Autoridad de Fiscalización de Empresas (AEMP) condujeron auditorías abusivas contra la casa editorial, atribuyéndole deudas multimillonarias inadecuadas y actividades de otros medios de comunicación que ya no están operando.

El objetivo de la campaña, aseguraron, es obligar a los accionistas de Los Tiempos a rendirse y entregar la empresa después de casi 79 años de operación por parte de la familia Canelas.

Los ejecutivos de Editorial Canelas aseguraron ante autoridades de la SIP que la campaña de asfixia gubernamental se inició años atrás con una manifiesta discriminación en el otorgamiento de publicidad oficial, y recientemente sumó presiones a inversores privados para desalentar la compra de inmuebles que Los Tiempos puso a la venta para sortear la crisis económica. Esto coloca a la editorial ante el riesgo de incumplir compromisos con su personal y con entidades bancarias.

La SIP viene registrando que el modus operandi del gobierno actual de Luis Arce difiere de la censura directa que en su época imponía el expresidente Evo Morales. Los ataques ahora son indirectos y generalizados contra los medios independientes y críticos.

“Nos preocupan los métodos indirectos de presión, en especial en épocas de debilidad económica como la actual, profundizada por la pandemia -dijo el presidente de la SIP, Jorge Canahuati-. Peor aún, nos alarma que el gobierno busque quedarse con medios o que se los dé a sus allegados con el fin de transformarlos en vehículos de propaganda”.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Carlos Jornet dijo haber visto “procesos parecidos de cuasi confiscación de medios por parte de gobiernos de otros países y, lamentablemente, en todos los casos comprobamos que se trata de una fórmula perversa para aniquilar la democracia”.

Canahuati y Jornet consideraron que el acoso fiscal e incluso judicial, las presiones financieras y la discriminación de la pauta publicitaria contra los medios de comunicación contravienen principios de documentos internacionales sobre democracia y libertad de prensa. Entre ellos, la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y la Declaración de Chapultepec.

En la última medición del Índice de Chapultepec de la SIP, Bolivia ocupa el puesto 15 entre 22 naciones, e integra el listado de países con restricciones severas a la labor periodística.

Foto: Los Tiempos.

1 Comment

  1. Todos los “progres” de una u otra manera tratan de obtener los mismos fines : atacar a la libertad de expresión y permitir medios adocenados como vehículos de propaganda .

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba