Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Ecuador a la hora de los canallas

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

El caso de María Belén Bernal produjo, además de claras muestras de condena, imágenes que revelan el estado de putrefacción de algunos bloques políticos en el país: Paola Pabón luciendo la camiseta con el rostro estampado de la víctima en su velorio. Partidarios suyos haciendo proselitismo por ella a la Prefectura de Pichincha. Elizabeth Otavalo, madre de María Belén, en la Asamblea; víctima a su vez de una movida política. El debate carroñero que desembocó en la creación de una comisión de investigación cuyas conclusiones ya se conocen…

Todavía hay cómo frotarse los ojos. No es fácil asumir hasta qué punto el descaro y la impudicia hacen parte de la retórica y de la liturgia del correísmo y otros políticos: independientes -como Virgilio Saquicela, presidente de la Asamblea- algunos de Pachakutik, de la Izquierda Democrática y también del PSC.

No solo hay cinismo y farsa: a esta camada de políticos ya no interesa guardar ni las apariencias. Se nota que su agenda nada tienen que ver con las urgencias del país. Y que tampoco miden los efectos de sus canalladas. Se sienten impunes. Preguntarse, en ese contexto, si esos asambleístas y sus líderes vinculan -en la forma que sea- política y ética, es inútil.

En ese descenso al albañal, esos políticos no dudan en sacar partido al cadáver de María Belén Bernal. Es atroz y aterrador. El país no aquilata (la prensa tampoco) lo que significa tener a un enjambre de asambleístas usando a Elizabeth Otavalo de comisión en comisión; pidiendo que investiguen la verdad del asesinato de su hija. Como si no tuviera en el el lugar equivocado; en compañía de canallas.

Es indigno haberla convencido de que la Asamblea puede hacer esa labor, que cuenta con la potestad y las herramientas para ello y que lo logrará en un mes. Es ruin haber consumado ese uso político con una madre en duelo. Es despreciable haber construido un escenario en el cual no importa ni el asesinato ni el dolor de esa familia: importa el rédito político que sacarán el correísmo y sus aliados, sólo con el ánimo de afectar al gobierno de turno. Hay que haber traspasado algunos límites éticos y de humanidad para ello.

Estas imágenes, estas prácticas no escandalizan. Como si fuera evidente que una madre, afligida y urgida por saber la verdad sobre el destino trágico de su hija, debiera contar con el concurso de políticos carroñeros.  Como si el país no supiera de lo que son capaces asambleístas como Fernando Cabascango, Mireya Pazmiño, Virgilio Saquicela, Johanna Moreira, Pamela Aguirre, Mario Ruiz… y decenas más. Se conocen sus informes y sus votos. Se sabe de su obsesión y de sus intentos para -usando o inventándose cualquier pretexto- tratar de sacar del poder al presidente de la República.

Es inaudito que esas imágenes y esas prácticas abyectas y sórdidas no escandalicen. Tampoco escandalizaron las noticias que vinculan al correísmo con el narcotráfico. Como si fuera lógico que líderes y asambleístas del mayor partido del país, con mayor representación legislativa, tuvieran que fotografiarse con personajes sospechosos y acusados de ser narcos.

El correísmo, independientes, los mal llamados rebeldes de Pachakutik, de la ID, y también algunos socialcristianos, ya borraron la decencia, la ética, la honestidad del mundo en que se mueven. Y aquí no interesa si la ética está referida a una categoría universal o al vínculo entre un sujeto político y la exigencia de la realidad. Tener que ser ético porque se cree en un imperativo categórico y se respeta la ley. O porque se tiene que zanjar un dilema forzoso: resistir o sucumbir.

El hecho cierto es que hasta la evocación de lo ético desapareció del ámbito en el que actúa el correísmo y sus aliados: esos políticos solo hablan de objetivos, resultados y suma de votos. Ahora han montado una nuevo operativo político que piensan ganar gracias al uso despreciable del asesinato de María Belén Bernal.

Todo esto conduce a una comprobación irremediable: los correístas y sus aliados no parecen tener límites infranqueables. Se han quedado sin líneas rojas. La ética ha sido reducida a un asunto privado y si la invocan, es como parte del doble discurso que los caracteriza. En su vida y en sus prácticas, la ética es un cascarón vacío. Ecuador está, en buena medida, en manos de esa gente: los canallas.

Foto: diarioExtra

9 Comments

  1. La Asamblea Nacional se a convertido en una horda de CANALLAS Y MISERABLES. Lástima que Elizabeth Otavalo se haya prestado….que le ofrecieron? De todo son capaces. Estos mercenarios de la política tienen todo fríamente calculado

  2. Canallas es una palabra demasiado elegante y considerada la para referirse a esos remedos de seres humanos, los epítetos que se merecen son exactamente los mismos que ellos a través de sus troles, lamesuelas y demás estómagos agradecidos escupen en redes sociales.
    Creo que ya no hay que hacer ninguna diferenciación entre el correísmo y Pachakutik, PSC e ID, ahora todos ellos está en el mismo costal de basura, si ahí hubiera gente decente ya hubieran renunciado (como hizo el asambleísta Rohón) o cuando menos desafiliado, pero no, imposible que esos parásitos tengan un mínimo de dignidad y suelten la teta. El viaje de los asambleístas a Rusia, es otra muestra de esa extrema descomposición moral y falta de humanidad, es también una muestra de su extrema estupidez. ¿Qué los lleva a tomar ese riesgo, son así de bestias? Ya sabemos que son unos cínicos, inescrupulosos sin ningún valor ni principio, pero aún así, ir de paseo a respaldar a un gobierno invasor y sanguinario que ha causado la muerte a miles de inocentes, con un mundo que ya ve en Putin al próximo Milošević, el próximo genocida que la humanidad perseguirá y condenará, es algo demasiado repugnante. Algo muy chueco y obscuro se deben traer entre manos, hace poco The Washington Post publicó un informe en dónde se detalla el financiamiento por parte del gobierno ruso de acciones desestabilizadoras, golpistas y antidemocráticas en varios países, incluído el Ecuador, y ¡oh sorpresa! aparecen el correísmo e Iza en escena muy amiguitos del régimen ruso, ¿coincidencia? ¿fueron a recibir órdenes? Se dice que cuando algo o alguien ha caído a tan bajos e insoportables niveles de degradación, también es el inicio del fin de esa abominación y miseria, ojalá fuera cierto.

  3. Esto asquerosos correistas y los demás de la nueva mayoría, son capaces de desenterrar el cadáver y recorrerlo por el país, pidiendo la caída del Presidente.

  4. La escoria politica como se conoce a los Correistas, no conocen ni han conocido nunca el significado de la palabra decencia, ni etica tampoco. La bajeza de sus acciones ya no asombra a nadie. La Sra Otavalo ha vivido siempre en Ecuador, creo que debio meditar antes de dejarse manejar por la escoria correista. Si la Pabon hubiese llegado a mi casa a querer usar a mi difunto para sus canalladas, le hubiese tirado la puerta en la cara y dado una patada en el trasero. Todo Ecuador sabe como actuan estos miserables. Saquicela no puede llamarse independiente. Al contrario, deberia ser Dependiente, pues depende del profugo para tomar cualquier desicion. El tonto util no mueve un dedo si su patron en Belgica no lo autoriza.

  5. Porquería de políticos ni los muertos se libran y esa comisión que va a investigar pero sino tiene ni los medios, ni tampoco saben como empezar, políticos oportunistas como esa pavón

  6. En tiempos velasquistas, se recuerda, que en las «bullas» como se conocía a las protestas de los estudiantes universitarios y secundarios, cuando había un fallecido (un estudiante del Juan Montalvo), dice la historia reciente que los políticos corruptos que siempre han habido, ofrecían dinero a los deudos para utilizar políticamente al cadáver. Compren al muerto, decía… Y procedían con ese, «trofeo»

    No se está repitiendo esta macabra práctica?

  7. Infierno de Dante: Brea hirviente a corruptos y hielo a traidores.Dos aspectos para destacar en la Divina Comedia, del poeta Dante Alighieri, son el presentar entre los nueve círculos del Infierno, uno, el octavo en el que los malversadores, políticos corruptos se debaten en una fuego interminable, brea incandescente y el noveno, donde ocurre lo contrario: los traidores con condenados al hielo eterno. El Infierno sección ECUADOR requerirá de una importante inversión en infraestructura, pues deberá tener capacidad para albergar: asambleístas corruptos, ministros y asesores inútiles, capos de la droga, violadores, policias asesinos, jueces impresentables y rateros, tetones de la piscina y todos los enloquecidos por el dinero.
    María Belén Bernal, desde el cielo,líbranos de los canallas.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba