Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Hasta dónde Ecuador se ve en la TRI?

en Conexiones4P/Elenfoque por

El país está feliz con el triunfo de la TRI ante Catar. Enhorabuena. Eso no solo permite mantener vivo el sueño -un paso a la vez- de pasar a octavos de final. También la convierte en símil obligado en el cual muchos quisieran ver al país en su conjunto. ¿Por qué no ser un equipo como la TRI? Un equipo que aprende y gana.

Habrá que esperar a ver si la TRI ha hecho la pedagogía necesaria en la hinchada que es, presuntamente, la nación entera. Para ver si la masa de sus admiradores ha interiorizado el proceso que ha seguido la Selección desde 2002 cuando clasificó al primer mundial Corea-Japón. Porque una vez puede ser obra del azar; cuatro es ya un método que muestra enfoque y actitud.

Antes de 2002, Ecuador era un equipo que parecía condenado a estar en las últimas posiciones en las eliminatorias mundialistas. Y sin embargo, ya había un proceso en marcha que tuvo protagonistas como Dusan Draskovic, desde 1988, y Francisco Maturana, desde 1995. De manera que la primera clasificación, obtenida de la mano de Hernán Darío Gómez, no se explicó por el número de velas puestas a la Virgen de El Quinche. Fue fruto de un proceso.

Estar en el cuarto mundial no es, entonces, obra de la casualidad. Ecuador avanzó a octavos de final en el mundial 2006 en Alemania y terminó en el puesto 12. Y en todas las eliminatorias ha clasificado directamente; es decir, entre las cuatro mejores selecciones de Suramérica. Ahora tiene cerca de 90 jugadores jugando fuera del país y 31 en equipos europeos.

Estos aciertos resultan de encadenamientos virtuosos. Y la realidad futbolística de la TRI recoge y refleja la evolución y crecimiento de los clubes nacionales. El último gran fenómeno, en ese sentido, es el éxito del Independiente del Valle basado en su estructura deportiva y su creatividad empresarial.

Pero Ecuador no es la única selección que mejora. En ese sentido, el éxito no estriba -ya no solamente- en estar en el Mundial (lo cual es siempre un inmenso logro): estriba en sistematizar el encadenamiento de factores que produce buenos resultados. Una tarea más habitual en selecciones europeas que en las latinoamericanas.

Por eso hay que ver cómo el país evaluará los resultados definitivos de la Selección que reanima, como había ocurrido en otros mundiales, algunas facturas siempre pendientes. La primera es la disonancia entre la capacidad de alegría que dispensan los jugadores de Esmeraldas versus los factores crónicos de pobreza que hay en esa provincia. De nuevo se han empezado a escuchar discursos y promesas para pagar parte de esa deuda y habrá que ver si se materializan.

El hecho innegable es que la Selección vuelve a funcionar como un elemento de cohesión nacional. Esto, mientras gane. Se trata, entonces, de un reflejo netamente emotivo que nutre alguna consigna (sí se puede), pero carece de soportes reales donde afincarse en el país. Lo mismo ocurrió, hace 26 años, con Jefferson Pérez al ganar, por la primera vez para Ecuador, una medalla olímpica. O con Richard Carapaz al ganar, en 2019, el giro de Italia. Esas alegrías son tan poco aquilatadas que resultan insuficientes para generar pedagogías sociales.

En este punto, es posible que el país espere imposibles de la TRI que, en los hechos, va por delante de las realidades económicas y políticas. Maturana siempre dijo que se “juega como se vive”. Las expectativas que acaricia la afición hacen pensar que no ve a su selección como reflejo de lo que es, sino como la ilusión de lo que quisiera ser. Si es así, la TRI no servirá de símil. El país no la verá como el espejo en el cual debería mirarse.

Y claro que Ecuador y cada ciudadano ganarían mucho en convertir la TRI, haga lo que haga en Catar, en un referente. Porque ya está entre las 32 mejores selecciones del mundo. Porque está lista a competir con cualquier otra selección. Porque ha venido de menos a más y es producto de un proceso en el cual ha crecido el equipo en general y cada uno de sus jugadores. Y porque los logros -que ya están ahí y pueden ser potenciados- se han obtenido basándose en el trabajo, en planes trazados, en actitudes. No en actos de fe, rosarios o peregrinaciones.

Pase lo que pase en Catar, la TRI hace felizmente lo suyo. Y seguirá haciéndolo. El país político -para solo establecer esa comparación- sigue estancado. Nada ha cambiado para bien desde hace décadas. Por no decir siglos…

Foto: Redes

20 Comments

  1. La seleccion la verdad es que si se ah esforzado mucho por entrar al mundial y es algo super bueno la verdad ya que con eso tambien nos representa a nosotros los ecuatorianos ya que casi a Ecuador ni lo toman en cuenta en algunos mundiales, y con eso ya es una gran avance para nuestro pais y nuestro equipo ya que con eso nos indican de lo que los Ecuatorianos somos capaces cuando nos esforzamos y tambien por que tenemos demasiado talento por demostrar y no solo en el futbol

  2. Es todo un orgullo saber hasta dónde hemos llegado con nuestros jugadores, aunque nadie confíaba en ellos, dejaron a todo el mundo callados, esperemos y sigan dejando en algo el nombre del ecuador

  3. Es mucho mejor para el espíritu escribir de cosas relajantes como el f´tbool que sobre política, que nos hace revirar el hígado.
    Bien por la selección ecuatoriana de fútbol.

  4. Un reflejo inverso para el país, una selección que trabaja en equipo en la búsqueda de conseguir objetivos con preparación, liderazgo, responsabilidad, disciplina, que orgullosos nos hacen sentir, especialmente a nuestros niños y jóvenes que ven como un grupo de compatriotas de estratos humildes, con sacrificio, constancia y preparación están siendo exitosos a través del deporte y lo inverso es el fracaso de los políticos, que para ser exitosos acuden a actos ilícitos, como roben pero roben bien, utilizar los votos para atacar a los organismos públicos en la búsqueda de dar impunidad a los corruptos, niños y jóvenes, la política es servicio, es democracia, es libertad de opinión, es trabajar para todos con equidad para un mejor nivel de vida a los ciudadanos, lo que hace esta gente es una aberración de la política, aprendan de los deportistas y desechen las malas prácticas de los políticos.

  5. Es gracioso publiqué un comentario al respecto de esta nota haciéndole una pregunta directa al señor Hernández sobre qué piensa sobre el hecho de que Ecuador haya llegado al mundial con un tufo de ilegalidad que ya fue sancionado y confirmado sin embargo el mensaje no fue publicado porque seguramente no conviene irse contra El pensamiento de la mayoría sobre de que el fin justifica los medios y gritar los goles de Ecuador aun cuándo existe ese oscuro antecedente . Me parece mal porque siendo este un espacio público de debate las opiniones que difieren de las del editor deberían ser publicadas y discutidas escuchando puntos de vista porque para mí el mensaje que se dio en este mundial es el equivocado, haz trampa y aquí no pasa nada, lo importante es llegar Espero sus comentarios señor Hernández y espero que publique

      • Ninguno es mejor o peor, los dos son sistemas que deberían ser altamente complementarios; me refiero a los sistema público y al privado. Mientras este último tiene claros los objetivos más allá de la ganancia financiera per se (sucede en muy pocos casos, como la Tri, por ejemplo) y traza un plan para irlos logrando, el sistema público se ha convertido en un espacio a disposición de mafias cobijadas bajo el nombre de partidos políticos, cuyos intereses si son netamente financieros a favor de los mafiosos asociados y algunos grupos de presión que sostienen al poder de turno.

        No logramos emular a la Tri pues hemos dejado que los políticos generen su propio espacio de trabajo, con sus reglas, con su dinámica que favorece la corrupción y la impunidad y con su propia forma de «gobierno democrático» que no tiene más función sino la de poner a dispocion del partido de turno, todo el poder para que tome por asalto al sistema público.

        Según varias encuestas y estudios, no más del 12% de la población cree en la democracia, más del 85% cree que los gobernantes favorecen a determinados grupos y no tenemos ninguna institución que sobrepase el 20% de confianza.

        Con ese obscuro panorama, los políticos viven su mundo, creado por ellos para ellos, y organizan elecciones, nombramientos, agasajos, política pública y demás eventos en los cuales los ciudadanos somos tratados como estorbos, como molestias con las cuales lidiar para poder mantener su mundo de luchas sin sentido.

        No hace falta que alguien llame a la defensa y apoyo a la Tri, nos identificamos con ella… pero continua y permanentemente los políticos deben clamar a los cuatro vientos que defendamos la democracia, la institucionalidad, el «debido proceso»… porque no nos identificamos ni creemos en ellas.

  6. La organización, dedicación y esfuerzo que ha tenido la selección se esta dado ha notar ya que participar entre 36 países para la copa mundial es un gran logro. La selección nos muestra como paso a paso se puede lograr grandes cosas.

  7. Es importante mencionar que si bien Ecuador ha clasificado cuatro veces al mundial de fútbol, es también a su organización con nuevos hombres, que apesar de sus errores de algunos, supieron dirigir la Federación de Fútbol, ya que la dirigencia anterior de las décadas 60 al 90 nada de resultados positivos obtuvieron para clasificar al mundial. También un aspecto social que afectaba era el regionalismo.

  8. Clasificar para ser parte de los 36 equipos de la Copa Mundial, para muchos, en un pequeño instante puede ser una gran logro; sin embargo, de un momento a otro se observa como los ecuatorianos aún no se encuentran consolidados adecuadamente como , ya que como bien lo expuso, un victoria solo une al pueblo y produce cambios instantáneos, los cuales se desvanecen con la misma velocidad que ingresaron.

  9. Si quiera la alegría que nos da la selección no nos la pueden robar los robolucionarios! Aunque hasta en eso tratan de subirse a la camioneta esos tarados. Por desgracia en este momento el Ecuador es como una casa totalmente infestada por una destructiva plaga: el narcorreísmo, con sus respectivas e igualmente nocivas cepas y mutaciones (PK, ID, PSC, CONAIE). Nos libramos de la partidocracia en el 2007 y caímos en algo peor, mucho peor. Hasta que no nos libremos de esos adefesios todo pinta cuesta arriba, tenemos que vivir un día a la vez, el próximo año veremos si limpiamos al menos unas cuantas ciudades y provincias de esas plagas humanas.

  10. Los triunfos deportivos por más importantes que sean son transeúntes . La realidad es que siempre viviremos luchando y tolerando las diferencias que nos acosan en el diario vivir.

  11. Si, completamente de acuerdo que lo obtenido por la Tri es el resultado de los procesos y un trabajo constante, pero también creo que la fe, abona, aunque sea con un granito de arena a ese proceso.

  12. Se une la gente con la esperanza de que un equipo de futbol gane, por detrás ya estarán los Chiriboga haciendo sus Agostos, se unen en campaña para que gane un candidato y este hace sus Agostos, por detrás es lo mismo.

  13. Y los hinchas ecuatorianos paseando «su cultura» por el mundo: la FIFA ya abre un proceso sancionatorio contra la selección de Ecuador por cantos homofóbicos emitidos por sus fanáticos en Catar en contra de un país latinoamericano. ¿Qué nos pasa?

    • Estoy a favor de que se sancione el racismo, homofobia, antisemitismo, etc. Pero también hay que ver que esos cánticos se usan en la emoción del partido más para incomodar y provocar al contrincante que por odio. Además partimos del hecho que le dieron la sede del mundial a un país total y abiertamente homófobico, o sea sancionarían por unos cánticos pero que el país anfitrión sea profundamente hostil y rechace a la comunidad LGBT, ¡bien gracias, eso no es ningún problema! Sería demasiada doble moral. A mi me parece genial la nota de color y ocurrencia que ha puesto la hinchada ecuatoriana en Catar, pero también que ya se calmen un poco, están en un país islámico y fanáticos religiosos no faltan, no vaya a ser que se metan en problemas ellos y a la selección.

  14. La selección es el mejor ejemplo de que evolucionar es el camino, paso a paso, error y acierto, siguiendo un proceso, así se consiguen resultados a largo plazo, no con milagros y milagreros. Una nefasta revolución estuvo diez años en el poder, con bonanza económica y todo a su favor y ¿qué hicieron por la sufrida Esmeraldas? Poco y nada, su situación actual también es responsabilidad en gran medida de sus alcaldes y prefectos, que en tantos años ni siquiera han sido capaces de dotar de servicios básicos a su provincia. Mientras la selección nos da alegría y esperanza, un grupete de mafiosos politiqueros nos tienen en constante zozobra, sintiendo asco y vergüenza ajena a día seguido. Unos chicos humildes y sencillos, sacando la cara por todo un país y logrando unirnos aunque sea momentáneamente, mientras autodenominados «del pueblo», dizque superiores intelectuales y morales y siniestros líderes sociales viven fomentando el odio y la división, sobra decir quienes están demás, normalicemos hacer a un lado a los que nos impiden progresar y evolucionar.

  15. Separando aun lado es espejo roto de Ecuador con la selección de futbol, es una idea interesante ver como un proceso enfocado en el deporte tenga raíces de forma indirecta con las condiciones actuales del pais, si se jugara como se vive Ecuador gozaría de seguridad y desarrollo algo que es completamente equivocado e incluso imposible casi siempre en el aspecto político ecuador siempre se queda fuera de las grandes citas.

  16. El pueblo ecuatoriano celebra hasta el delirio un triunfo de su selección de fútbol y con un grito al unísono de: ¡Ecuador! ¡Ecuador! hasta se desmayan. Vienen la elecciones y votan por el que les hace m… ¡No entiendo!

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba