//

Los piratas de los Andes en acción

lectura de 5 minutos

Cynthia Viteri es lo más parecido a un pacman dedicado a engullir dinero público. A sus programas de aromaterapias y contratos para el trol correísta que ahora es su marido, ahora suma, en plena campaña, la promesa de regalar 300 mil cilindros de gas. Y pasajes gratuitos en la metrovía para estudiantes, personas de la tercera edad y “personas con movidad reducida”. Todo eso, naturalmente, si es reelegida. Entretanto, repartirá pollos y kits entre los pobres “porque tienen derecho a sentarse en una mesa con sus hijos y celebrar la navidad”.

Este es, por ahora, el operativo más descarado de compra de votos para las elecciones seccionales 2023. Viteri, al parecer, está en dificultades. Pero, claro, ella no lo reconocerá. El derroche, en sus palabras, adquiere ribetes de generosidad épica: su alcaldía -dijo- “se caracteriza por su entrega total a la solidaridad, a lo social y a los que menos tienen”.

¿Cuánto cuesta esto a su ciudad? No importa. Todo sale de las arcas municipales. Solamente los 300 mil cilindros de gas, ¿cuánto costarían a Guayaquil? ¿Uno por mes para 300 mil personas por cuatro años? Ella no lo dice y sabe que nadie le tomará cuentas. Diario Expreso ha investigado hasta los beneficios de su círculo íntimo y lo único tangible, hasta ahora, es que la alcaldesa de Guayaquil demandó al diario por esa investigación…

Aquiles Álvarez, candidato correísta a la alcaldía de Guayaquil, no se escandaliza por este derroche de fondos públicos. No censura la “compra de conciencia”: le mortifica que esté condicionada al triunfo electoral. Y desafía a la alcaldesa a hacerlo “ahora y sin chantajes”. Se entiende su lógica retorcida: Andrés Arauz también ofreció regalar mil dólares (“Mil de Una”) a un millón de personas, en la primera semana de su gobierno. Quiso comprar de esa forma, por lo menos, un millón de votos. Y condicionó ese regalo a su triunfo electoral…

Los populistas no conocen el valor del dinero. Todo lo miden en votos y en niveles de popularidad: por eso, son adictos a bonos y otras dádivas que mantienen aceitadas a sus clientelas. Lo curioso no es que existan fenómenos tipo pacman como Cynthia Viteri, Álvarez y Arauz: lo realmente llamativo es que la sociedad asista impávida ante estas hordas de piratas convencidos de que pueden farrearse el dinero público para llegar a un cargo. O atornillarse en él. Y, además, admitir que no sean auditados y tolerar, de yapa, que, con más plata pública gastada en propaganda, se quieran tallar biografías de verdaderos próceres. Con falda o con pantalón.

No solo no importa cuidar la plata pública. El país vive convencido de que hay toneladas de billetes en sitios recónditos. Basta ver a Leonidas Iza, Gary Espinoza y sindicalistas decimonónicos como Mesías Tatamuez o José Villavicencio. A Iza y Espinoza da lo mismo paralizar el país y provocar pérdidas por mil millones de dólares. O más. Y luego, como si el dinero creciera bajo las piedras, se sientan a bloquear la producción petrolera y los tratados comerciales mientras, con deleite mal disimulado, suman demandas sin jamás preguntarse, por fuera de su credo ideológico, de dónde saldrá el dinero para atenderlas. Ahora quieren que se condonen las deudas de diez mil dólares, después de que obtuvieron que se condonen las de tres mil dólares y mientras se les ocurre remisiones de algún otro tipo. Total, plata sobra.

Lo mismo hacen los asambleístas (cien coinciden) que cada día sueñan, como Cynthia Viteri -y aunque sea ilegal- en tumbar alguna ley tributaria, dar más plata a los municipios, imponer más servicios al Estado, pedir más policías, mejor salud, mejores vías y carreteras, más fiscales, más jueces, más universidades, más escuelas, becas para los estudiantes, transporte público subvencionado… Y nunca dicen de dónde saldrá la plata. Los populistas no saben crear riqueza, pero son campeones olímpicos en repartir y regalar… a cambio de votos.

Cynthia Viteri es un pacman engullendo el erario de Guayaquil. Pero ella es solo el espejo más publicitado de este desajuste generalizado que vive Ecuador con el dinero público. A pocos interesa cómo obtenerlo y cuidarlo. Pero los que quieren gastarlo e imaginan que sobra, son legión. Y el gobierno de Guillermo Lasso tampoco se ha preocupado, en este aspecto, en poner los relojes a la hora.

Por el contrario: el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, dejó multiplicar las demandas en las mesas de diálogo, como si el ministerio de Finanzas pudiera solventarlas apenas formuladas. Y claro, Jiménez se parece a Viteri, Iza, Arauz… Y a los sindicalistas decimonónicos: hacen política con el escaso dinero público que nunca alcanza para el apetito voraz de todos estos piratas de los Andes.

Foto: Twitter.

12 Comments

  1. Nebot «calladito», pero con imberbe vocero del partido que dirá todo lo que le hace aprenderse de memoria a éste, que de repente se convirtió en la voz de los socialcristianos en la asamblea. Por eso muchos salieron del partido, como Rohon, Reyes, entre otros, que aunque no son santos de mi devoción, al menos tenían «la personalidad para no dejarse mangonear por el supremo jefe «dueño»del partido. Cyntia es una oportunista mas. Ojala que Guayaquil le de la espalda, aunque todos los candidatos que hay, con alguna excepcion, son igualitos, cortados con la misma tijera. A todos les conviene tener los organismos de control a la orden. Todos tienen rabo de paja.

  2. Quien la puso a esta iluminada en la Alcaldía? El pueblo de Guayaquil. Es de esperar que en las próximas elecciones el Gran Guayaquil reaccione y mandé a pasear ovejas a esta mofa de mujer política.
    Si el mismo pueblo no imparte justicia seguiremos por siempre y por los siglos de los contando historias de como los elegidos se vuelven ricos de la noche a la mañana sin ningún negocio de inventario.
    La trampa para atrapar a estás ratas es el desprecio popular en las urnas.

  3. Ahi la razon de los socialcristeros de querer aduenarse de Contraloria, Justicia, Cpcs. Les permitira ocultar sus robos en alcaldias, prefeturas, etc.

  4. Los populistas, no tienen idea de lo que significa el buen uso de recursos, que por lo general son escasos, simplemente en campaña política ofrecen el oro y el moro, su objetivo es utilizar al pueblo para sus protervos intereses y cuando llegan a la función pública se olvidan del pueblo y dedican su tiempo a favorecer a los suyos, que es una minoría privilegiada, mientras el pueblo vive en la miseria, sin servicios públicos, sin seguridad, sin trabajo, es hora del cambio, ya esta gente tuvo su oportunidad y no supieron cómo administrar la cosa pública

  5. Totalmente de acuerdo !!!!! Y cuanta verdad al señalar que el inefable Jiménez , se sumó gustoso a este inmisericorde derroche de los dineros públicos . VERGUENZA NACIONAL !!!!!!! y tremenda DECEPCIÓN !!!!!!

  6. El populismo es una gran amenaza para la democracia y lo hemos visto muchas veces en América Latina en general, y en Ecuador en particular. El populismo es un enfoque de la política que niega la complejidad del mundo, tiende a descalificar las opiniones de los demás, yo tengo razón y los demás están equivocados, lo que lleva a un desequilibrio democrático. Hay muchas razones para estar muy atento y entender que el populismo no solo nos genera desequilibrio fiscal, abuso en el uso y robo de los dineros de los ecuatorianos. También podríamos estar enfrentando, y países como Venezuela, Cuba,Nicaragua ya han enfrentado, una amenaza a las libertades democráticas. Vemos como asambleístas quieren tomarse los organismo de control y con qué fin? La respuesta es obvia: borrar las fechorias de sus amiguotes. Ahora que empieza la campaña electoral vemos a cuanto impresentable regalar lo que sea con tal de obtener el voto, aunque después el pueblo que se joda. Como de costumbre, si el problema es complejo, la solución no va a ser sencilla, necesitamos de verdaderos patriotas.

  7. Lamentablemente, esa es nuestra realidad: los valores humanos trastocados. Estos piratas saben cómo llegar a los grandes sectores necesitados que se conforman con lo «del lobo un pelo» y obtienen el voto buscado. Llegan al sitial soñado y a recuperar lo invertido con creces, esto es, a «arrasar el país». El país cayendo en picada y quienes más sufren son los que se venden por puchuelas; no tienen ni agua potable. El colmo. Y muchos justifican el atraco: «roba pero hace obras» (poco importa que sirvan). Y unos cuantos apuestan al «todo o nada»: «o se jode el país de una vez o se compone» (como cuando votaron por «Buca»). Y otro sector más trágico aun, carcomido como el líder, que dice: «es verdad que roba pero también deja robar». Y así tenemos asambleístas (son líderes nada menos que del «Primer Poder» del Estado) que desconocen lo que es lícito o ilícito: «Si roban, roben bien». Y estos mismos los protegen y sancionan a quien investiga los atracos al erario. País chueco.

    Quienes soñamos con un mejor país, seguiremos buscando un verdadero líder que pueda dignificar esta Patria avasallada, aunque hoy no se halla ni con palo de romero.

  8. Mientras continuemos votando por este tipo de policos basura, seguira el Ecuador su camino a la ruina. Miserables coko el terrorista Iza y el seudo lider Espinoza gozan haciendo demandas pero como usted bien lo menciona, nunca se han dado la molestia de indicarle al gobierno, donde esta escondida la mina de oro y diamantes para pagar por todo lo que piden. Igual hacen los politicos basura como Viteri, como no saldra de su bolsillo, entonces comprar votos con el dinero del pueblo no les incomoda en lo absoluto. Solo el dia que el pueblo aprenda a votar sin dejarse enganar por ese tipo de miserables, podremos entonces sonar con un mejor Ecuador.

  9. Todavía está libre Cynthia»Mafufa»Viteri? Es espeluznante ver que la gran mayoría de barrios de GYE no tienen ni siquiera servicios básicos y ésta joyita de alcaldesa, fanfarrea y súplica por un voto, para poder seguir en sus andanzas del lleve….Guayaquil despierta!!

Responder

Your email address will not be published.