//

¿Por qué Lasso pasa de Presidente a candidato?

lectura de 5 minutos

El presidente Lasso se envalentonó en Washington, dijo que buscará la reelección en 2025. De paso, se hizo un muy flaco favor. No hay, en el panorama, un solo argumento que milite a su favor. Ni siquiera haber hecho quedar como el puerco a esos asambleístas -correístas, nebotistas, de la Izquierda Democrática, Pachakutik e independientes- que osaron publicar un comunicado en el que -colmo de su estulticia- suponen que Lasso prepara, para estos días, un golpe blando.

Sobre el presidente lloverá un catálogo de perjuicios. El primero es haberse puesto a competir con la noticia sobre su reunión con el presidente Biden. Hay allí una serie de mensajes que no pasan desapercibidos en la región. Y también para los organismos internacionales, a pesar de que el momento es bueno para Ecuador que acaba de firmar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Es claro que no podía haber una noticia-bomba en el plano comercial en el cual el país arrastra los pies desde que el correísmo decidió tirar por la borda el trabajo hecho por los gobiernos que lo precedieron relativos a un TLC con Estados Unidos.

Tampoco hay avances significativos -en la magnitud que esperaba el gobierno cuando habló de un Plan Ecuador- en el campo de la seguridad. Se habló de 5.000 millones de dólares. No todos los días, sin embargo, se produce un encuentro con el presidente de EE:UU. Con su anuncio, el presidente ecuatoriano opacó el deseo de la opinión -bastante parca en temas internacionales- de querer conocer los resultados políticos de la cumbre de presidentes. En cifras, es bastante pobre.

El presidente Lasso habló de su reelección de una forma nada improvisada. ¿Qué persigue? A corto plazo, se puso en un callejón minado: lleva 19 meses, le faltan 29 meses y su gestión no tiene calificaciones altas: anunciar que buscará la reelección no mejorará sus porcentajes y lo expone, en cambio, a todo tipo de interrogantes y hasta chistes. ¿Por qué, en esas condiciones, advirtió que buscará la reelección?

¿Por qué lo hace en vísperas de una consulta en la cual, lejos de personalizar el evento, como suele hacerlo la oposición para convertirlo en un referendo sobre quién pregunta, el presidente requiere lo contrario: poner el acento sobre las ocho preguntas?

¿Por qué Guillermo Lasso, frente a una oposición cuya única obsesión ha sido botarlo del cargo, se arriesga a enturbiar una gestión que, por lo dicho, está decidido a llevar hasta el 2025? Es decir, ¿por qué quema el último cartucho cuando tenía todavía a su alcance el uso de la muerte cruzada que, tal y como puso las cosas, lo único que haría es adelantar las elecciones con él en el papel estelar? Nada gana, al parecer el presidente. Pierde. Y mucho.

Ahora, si mantiene su propósito, pone toda su gestión bajo sospecha. Todo lo que diga y haga será endosado a su decisión de ser candidato. Lasso cometió la proeza de abrir la elección presidencial-2025 antes de las elecciones seccionales-2023. De paso suministra un argumento a esa oposición golpista y mediocre que incluso se va de  vacaciones sin reformar algunos cuerpos legales y sin fortalecer la capacidad del Estado en el campo de la seguridad.

Esos asambleístas no votarán nada (si alguna esperanza quedaba en ese sentido) que pueda favorecer, hasta indirectamente, la figura de Lasso. Es posible que así se empantanen aún más las reformas que se han vuelto tabú en el país: la reforma laboral, por ejemplo. Nadie engorda chanchos ajenos, dice una expresión popular…

En esa letanía de perjuicios que se echó encima el presidente, con su envalentonada en Washington, uno merece capítulo aparte: su deseo de acercar más la ciudadanía a la realidad, arrancándola del relato  simplón de oportunistas y populistas. Ahora todo parecerá campaña. Y el costo de ese despropósito ya lo pagó el país con Correa que, precisamente, nunca paró de estar en campaña. 29 meses en esas condiciones, se antoja un problema político y de comunicación para un presidente que se había propuesto manejar racionalmente el manicomio político nacional.

El presidente Lasso se puso así más minas en el camino. Y a menos que quiera adelantar las elecciones, produciendo una muerte cruzada, no se entiende qué gana él y el país con su confesión.

Foto: Presidencia de la República.

10 Comments

  1. No se si Lasso se adelantó, o, marcó el terreno:

    EL ULTIMO MANEJO DE LA CRISIS CARCELARIA LO REPOSICIONO: Nos guste o no, Lasso virtualmente recuperó su 20% de voto duro. Eso es un buen punto de partida para arrancar.

    TODOS LOS DEMÁS SON UN DESASTRE: La oposición: correismo, PSC, Pachacutik, no han conseguido nada, y, todo el mundo los ve como conspiradores, y, socios del narco. La Justicia es un mar de inoperancia: la Fiscalía no captura a nadie, menos a los indígenas revoltosos de Iza; las cortes se venden al mejor postor; la corte suprema es un mal chiste; los petulantes de la corte constitucional siguen destruyendo la institucionalidad jurídica. El mensaje de Lasso es: tal vez no les guste, pero soy lo mejor que tienen.

    INCREÍBLEMENTE LA CONSULTA SE DEFIENDE SOLA: La situación es tal, que todo el mundo tiene claro que es imperativo votar que si en la consulta, a pesar de que a la mayoría no le cae bien Lasso. La oposición está contra la pared.

    NINGÚN ANALISTA MIRA EL ECUADOR PROFUNDO: Los pocos ecuatorianos bien informados sabíamos que la situación de seguridad iba a explotar como ahora, el grueso de la clase media, recién se entera, pero, el pueblo llano vivió desde el correismo las consecuencias: micro tráfico, familiares o conocidos adictos, vacunas, etc. Actualmente, muchos costeños que vivían de la informalidad en la costa, lo hacen en la Sierra, por la inseguridad. Ellos saben que el correismo causó esto.

    POSIBILIDAD: Es altamente probable que luego de que la consulta gane, la oposición haga lo obvio: no haga nada o torpedee todo. En ese momento, Lasso tiene el pretexto perfecto para convocar una constituyente, para romper el nudo gordiano, de la constitución de Montecristi, pero sobretodo para cambiar las reglas electorales, para tener mejores candidatos, que lo acompañen en una eventual reelección. Tal vez Lasso es más inteligente de lo que suponemos.

    • Muy bien, espero que asi suceda, porque vamos mal con el Pacto aparente entre Nebotistas, Correistas y narcos-crimen organizado. Por otro lado, Lasso todavia no ha arreglado el Deficit del gobierno ($2.500m en 2022 y $2.800m en pérdias por subsidio a los combustibles importados, consumo y contrabando) + igual magnitud de estos Déficits para el 2023, con los correspondientes auemntos de la Deuda +$5.500m deuda al FMI y $9.000m al IESS + Deuda CETES $2.500m! Si se suma todo, la Deuda es insostenible si no se reduce deficits. Riesgo pais 1.300, Tasa de int. 18 a 20% para Ecuador!

  2. Era un presidente que ya mismo se caía.
    Era un presidente por el que debíamos cruzar los dedos para que pueda terminar su mandato.
    Ahora es un presidente que piensa en la reelección.
    También es interesante jugar con el imaginario de la gente y poner la pelota más allá de la media cancha.
    Ahora tendrán que decir: debemos destituirle porque quiere reelegirse.

  3. Realmente de no creer la torpeza política cometida !!!!!!! Por el amor de Dios , quien aconseja en lo político al Sr Lasso ??????? El daño está hecho y las consecuencias seguramente las pagaremos en la próxima Consulta Popular , que según encuestas serias , tenía muy buen horizonte , pero increíblemente desde el propio Ejecutivo , con declaraciones tan desafortunadas , empiezan a desinflarla .

  4. Doce años de candidato y dos más como presidente no le han servido para su maduración política. Sin embargo, en ausencia de una mejor opción, lo seguiré apoyando.

  5. Que podemos equivocarnos si claro …… pero pecar de imprudentes… es imperdonable. Buen artículo Dr. Hernández. Guillermo Lasso esta mal asesorado. Ni que sueñe con una reelección

  6. Es un ensayo de proyeccion politica , cuando dice que la democracia debe continuar en el Ecuador y todos sabemos que la banda de maleantes ha conspirado y conspira cada dia para tomarse el poder a como sea y llevar al pais a la miseria ; en este sentido lo que buscaria, es ir diciendole al ciudadano que tenemos que defender la democracia a largo plazo .

  7. Parece que la vanidad y la torpeza invade el cerebro de Don Guillermo. No se a quién quiere impresionar: tal vez a su esposa o los buitres de la Asamblea?
    Lasso busca su reelección como presidente de Ecuador en 2025. El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, anunció durante una charla en Washington que buscará su reelección en 2025 para un segundo mandato. Lasso detalló que quiere un segundo mandato para «seguir en materia económica con políticas virtuosas que requiere el Ecuador, en materia política con más democracia y en materia social con aún mayor inversión».Y reivindicó haber dedicado más de la mitad de su presupuesto a programas sociales, «mucho más» de lo que hizo el expresidente izquierdista Rafael Correa (2007-2017), afirmó.

  8. Me quedo sin palabras, que le paso al Presidente, esta dando oportunidad a los politequeros carroñeros con rrabo de paja como Correa el prófugo sentenciado por pillin y al anciano Nebot, y por supuesto a los borregos del mal como algunos de Pachacutek.
    Bárbaro, bien se dice que los asesores de Lasso son sus peores enemigos, bien se dice que el Presi vive en una burbuja de superficie que ni siquiera es transparente como pensábamos. Ecuador quien te salva? Los narcopolitequeros correistas? Los pilluelines de camisa blanca del PSC? Los acomplejados e ignorantes rebeldes de PK? Los oportunistas que ni conocen la doctrina de la ID? Los ciegos de CREO?; ¡que panorama tan obscuro! Dios que nos pasa?

  9. ¡Qué paquetes de asesores que tiene». Parece que también le calza la frase de Wazel del art. del señor Pallares sobre Musk. Por voluntad propia convirtiéndose en pasto de los «perros con hambre» de la oposición. ¡Qué cosas y casos de mi país!

Responder

Your email address will not be published.